El Valle de la Luna, el Lugar Más Inhóspito del Planeta

 El Valle de la Luna está ubicado en la Reserva Nacional Los Flamencos, a 17 kilómetros del centro de San Pedro de Atacama en la Segunda Región de Antofagasta. Este particular lugar, es uno de los sitios más visitados de la zona de la Cordillera de la Sal.
La zona del Valle de la Luna, de particulares formaciones de piedra y arena, es producto de siglos de inundaciones, además de los vientos que le han dado una serie de colores y texturas diferentes a esta parte del desierto.
La gran similitud que tiene el Valle de la Luna con la superficie lunar, es la razón de su fama mundial. Este fenómeno natural de belleza incomparable, es producto del encuentro entre el desierto de Atacama y la Cordillera de los Andes, el cuál se produce por suaves cambios de pendientes.
El hermoso paisaje del Valle de la Luna posee lagos secos, los cuales son de un manto blanquecino de sal. Además, las espectaculares vertientes de roca de todos los colores, variando en tonalidades dependiendo del sol son parte del paisaje que el Valle de la Luna ofrece a sus visitantes. En las horas crepusculares el paisaje alcanza una belleza indescriptible por las formas y colores que el sol provoca.
Las rocas sedimentarias que forman el Valle de la Luna, están compuestas por diversos minerales, tales como sal, arcilla, clorato y yeso. A pesar de ser un espectáculo perfecto, el Valle de la Luna carece de flora, fauna y humedad, características que lo transforman en lugar más inhóspito del planeta.
Al no tener un clima extremo, con temperatura máxima promedio de 24,5º C y la mínima de 17,1º C, el Valle de la Luna se puede visitar en cualquier época del año. Para acceder al lugar es necesario trasladarse a la Segunda Región de Antofagasta, para luego dirigirse por vía terrestre por Ruta CH-23 hasta llegar al Valle de la Luna. Además, se puede llegar por vía aérea desde Santiago (Lan, Sky Airlines y Principal) y por vía terrestre desde Santa (Argentina), por el paso internacional de Jama. También se llega desde Bolivia, a través del paso de Hito Cajón.

 Ignacio Molina www.waytogochile.com