Uno de los usos más frecuentes y utilizados por médicos especialistas en odontología es el que se da al ozono para eliminar el mar olor de boca.

Por: Natalia Villa

 El ozono está formado por tres átomos de oxígeno que al ser liberados se unen a otra molécula de dicho gas, formando esta sustancia un característico olor acre y normalmente incoloro, aunque si se encuentra muy concentrado puede volverse de un color ligeramente azulado.

Este gas puede producirse artificialmente gracias a los generadores de ozono y tiene múltiples utilidades tanto en el uso industrial como en el doméstico, con grandes beneficios para nuestra salud y totalmente inocuo para la naturaleza, ya que consigue eliminar absolutamente y de una manera definitiva todo tipo de olores, de parásitos, bacterias y microorganismos presentes en el aire que respiramos. También se emplea para la desinfección y purificación del agua, algo esencial para la vida diaria.

Uno de los usos más frecuentes y utilizados por médicos especialistas en odontología es el que se da al ozono para eliminar el mar olor de boca. Es muy común, para eliminar este tipo de problemas, el uso de enjuagues bucales, pero se ha comprobado que la mayoría de ellos cuentan con productos tóxicos para nuestra salud como cobalto o benceno, por lo que utilizar agua ozonizada para remediar este trastorno es la solución más saludable y práctica.

Los tratamientos llevados a cabo con agua de ozono destruye bacterias muy difíciles de erradicar con el cloro, que además juega un papel importante en el desarrollo del cáncer. También es muy efectivo el ozono en la destrucción del hongo candida albicans y contra la tan común halitosis, que provoca bacterias causantes de la producción de sulfuro.

Los especialistas en estos temas recomiendan hacerse enjuagues bucales en caso de padecer gingivitis o cualquier tipo de enfermedad periodental, durante varias veces al día ya que la incubación de bacterias que suelen alojarse en los huecos que van encontrando por toda la boca, pueden llegar a destruir el hueso de las encías y la inflamación de éstas.

Tras una extracción dental, una endodoncia o cualquier otro tipo de operación dental que conlleve heridas abiertas y que son tan susceptibles de sufrir una infección, utilizar agua ozonizada es una de las mejores opciones ya que además consigue evitar el uso de cualquier tipo de antibióticos. Muchos dentistas también insuflan ozono en la cavidad de la boca para cualquier tipo de trabajo bucal, por muy sencillo que sea, como por ejemplo para realizar empastes, ya que el uso de este gas reduce el riesgo de las infecciones que pueden tener lugar durante cualquier actividad dental, además de ayudar a la cicatrización de las heridas.
Infórmate de todo sobre las aplicaciones del ozono en la salud de tu familia en Ciencia del Ozono. Si buscas un equipo purificador del aire para el hogar, visita OzonoHogar.