Algunas partes de nuestros hogares requieren una limpieza más rigurosa. Los malos olores son un problema habitual de las cocinas. Hay sencillos trucos para eliminarlos.
Para que nuestra casa esté en perfectas condiciones de habitabilidad tenemos que cerciorarnos de que se efectúa una limpieza de forma regular en todas sus estancias. De todas las partes de una casa hay algunas en las que la limpieza debe ser más exhaustiva, como es la cocina y el cuarto de baño. La cocina por razones evidentes, ya que es donde se almacenan y preparan los alimentos que vamos a comernos.

Los restos se acumulan en las superficies donde manipulamos los alimentos, como las encimeras o mesas, así como los utensilios usados para su preparación, como cuchillos, sartenes, cazuelas… Estos restos orgánicos son el caldo de cultivo perfecto para la aparición de infecciones.

El Problema de los Olores

Además de las infecciones, que son un problema que puede pasar inadvertido a simple vista, está el problema de los malos olores. A pesar de que un olor fuerte no tiene porqué significar que haya suciedad, por ejemplo el olor a cebolla no quiere decir que la cocina esté sucia, sí es cierto que son molestos. Estos olores fuertes a menudo no se consiguen eliminar con una limpieza convencional.

Existen trucos transmitidos por la sabiduría popular para eliminar estos molestos olores. Por ejemplo, para eliminar el olor a ajo que queda en los cuchillos tras usarlos para cortar este alimento, bastará con frotarlos con un trozo de zanahoria cruda. También funciona el ponerlos bajo un chorro de agua fría, sin frotarlos con el estropajo.

Los recipientes en los que se almacenan los alimentos, especialmente los recipientes herméticos, suelen acumular olores de manera permanente. Para este problema la solución pasa por diluir sales de frutas en agua, después rellenaremos los recipientes con esta disolución y agitaremos como si de un cóctel se tratara. Tras hacer esto comprobaremos que el olor ha desaparecido.

Para terminar, los botes de basura son otro de los lugares que más olores acumulan, especialmente si la bolsa que ponemos se rompe y filtra basura que permanece en el bote aún después de deshacernos de la bolsa con los restos orgánicos. La solución para eliminar los malos olores de los botes de basura consiste el limpiarlos con agua y cloro y aplicar un poco de bicarbonato en el fondo del cubo.

Gabriela Martinez es profesional de la limpieza desde hace años y desde hace poco tiempo es la autora del blog limpiando, en el que aborda distintos aspectos relacionados con la limpieza y desinfección, tanto a nivel particular como profesional.