El ozono destruye las partículas de olor y otros compuestos perjudiciales para la salud, tanto orgánicos como inorgánicos, dejando una atmósfera higienizada, oxigenada, que da gusto respirar.

Por: Natalia Villa

 Eliminar los olores molestos en nuestro entorno doméstico y lograr un ambiente purificado y saludable está al alcance de nuestra mano recurriendo a ozonizadores de distinto tipo. La tecnología del ozono aplicada en el hogar nos garantiza unos resultados eficaces por completo, independientemente de su procedencia e intensidad.

Si se trata de evitar que los olores se mezclen en el almacenaje de alimentos y que éstos prolonguen su duración, podemos hacer uso de un ozonizador de aire mural o portátil que ozonice el ambiente en alhacenas o cocinas. También será muy útil el empleo de un ozonizador para la nevera, diseñado especialmente para funcionar en su interior, consiguiendo de forma simultánea desinfección y desodorización.

Igualmente, el funcionamiento regular de un ozonizador en la cocina, cuya actividad puede programarse según convenga, mantiene el espacio culinario libre de olores molestos propios de la preparación de los alimentos, incluidos el olor a quemado, a fritos y cualquier otro.

Los ozonizadores destruyen las partículas de olor y otros compuestos perjudiciales para la salud, tanto orgánicos como inorgánicos, dejando una atmósfera higienizada, oxigenada, que da gusto respirar. Nuestra cocina olerá de forma natural, no se mezclarán los olores, lo que también redundará en la conservación de los sabores propios de cada alimento.

El mismo efecto podemos conseguir si aplicamos el ozono inyectado en aire en cuartos trasteros o en cualquier otra estancia de la casa. De especial interés es el uso de los ozonizadores para purificar atmósferas enrarecidas por la presencia de fumadores, mascotas, niños pequeños que utilizan pañales o de personas enfermas, sobre todo si están encamadas.

Sin duda, también resultan eficaces neutralizando y haciendo desaparecer los olores procedentes del exterior de casa, a consecuencia de elementos polucionantes de distinto tipo, entre otros del dióxido de carbono o CO2 procedente del tráfico o de la cercanía de una zona industrial, incluso por problemas de saneamiento urbano, pongamos por caso.

No podemos olvidar otros olores que polucionan nuestro hogar desde el interior, como por ejemplo los olores tóxicos de productos de limpieza convencionales, de sprays de composición química (barnices, cosméticos, ambientadores sintéticos, pinturas, etc.), así como materiales de construcción con los que se ha realizado la casa en obra nueva o en posteriores reformas.

Utilizado para cualquiera de estas aplicaciones, el ozono resulta inofensivo para la salud de las personas y también para el medio ambiente. El poder oxidante de este gas natural es aprovechado por la tecnología del ozono para que podamos sacarle todo el partido mediante dispositivos ozonizadores domésticos, de fácil uso, bajo consumo y rapidez de ejecución para unos resultados tan sorprendentes como seguros.
Si quieres conseguir una alimentación sana en tu hogar, te animamos a que visites la tienda online especializada en ozonizadores domésticos.