Gracias doy al maestro que me ha tendido la mano, que ha empobrecido mi ego, no fácil ha sido siempre el camino, pero el tiempo, ahora percibo, me dice que me ha templado, que el árbol debe tener buenas raíces y  un ramaje equilibrado y quieto para que  haga un buen techo.

Por: Dr. Ramón Gallegos

Dice la enseñanza de Ramón Gallegos, ser Conciencia iluminada, Conciencia original, felicidad perfección y libertad. Cuánto se anida en mi esencia, cuánto por experimentar, alejarse de la ignorancia recobrar la verdadera identidad, esa conciencia promete que al verla a la cara su acabó la dualidad.
El pensamiento miente, ya entendí… la mente contiene su mundo imaginario que crece en el espacio como una serpiente que aprisiona y que detiene y que de pronto presenta una realidad radicalmente diferente. Cuánta belleza, cuánto deseo satisfecho, pero en un espacio corto de tiempo, todo se desvanece, se derrumba y tiembla; es la impermanencia que nunca se detiene, abraza como un hierro que sutura una herida que por dentro se supura, es la mente, que al humano deteriora y pierde.
¿Qué puedo hacer ante esa impermanencia que mi realidad me ofrece como verdadera? Dice el sabio que sabe, que es un autoengaño que detrás de aquello que he creído que soy, hay un abismo, donde habita solamente lo que Soy. Y eso que Soy promete que el hambre insatisfecha y el ardor que a veces quiebra, desaparece de pronto sin aviso y sin dolor, dando paso a la felicidad completa, aquella que siempre se encuentra y que con humildad se aquieta, cuando el ego crece, aquella que por momentos no respira y que pareciera que desaparece.
Mi felicidad, el estado de perfecta paz, de sosiego y armonía, como el haber encontrado al fin del día un espacio exquisito que contiene. Es el néctar, como el de aquella flor que alimenta no solo al nido y a la abeja, sino todo ojo sabio que refleja desde dentro la real sabiduría interna.
Pero dentro de toda esta vida en el último rincón existe aquel infatigable señor que me aconseja y encamina, mi discernimiento interior, aquel que elige el sabroso pan del día a día o aquel que por su sabiduría se detiene y se contiene y se da de gota en gota como el húmedo néctar que humedece.
Yo decido, se me ha regalado el poder de elegir, es mi derecho me digo, mi libre albedrío, que cierto es esto, aunque cuando me siento muy segura de elegir todo el mundo al mismo tiempo, caiga sin saber ni qué decir en profundo sufrimiento. ¿Qué elegir? Debe ser guiado por mi discernimiento. Aprenderlo es un camino que se amplía con el tiempo, observando, meditando, entrando en el silencio que es refugio de los sabios y un delicioso y seguro alimento.
En este estado me encuentro, caminando y sintiendo, observando y escuchando todo lo que de nuevo siento. El camino que he elegido es cierto, todo me lo dice a un tiempo, el resultado de mi trabajo, mis andares y mi contento. Supe elegir sostengo, porque aunque de pronto tropezando siento, que en el fluir no me detengo,… me observo, me conozco y me entrego.
He concluido cinco años de trabajo más, pero no han sido de ninguna manera como el resto, donde la confusión crecía y mi mundo ensombrecía. ¡Cuánto tiempo!, pero qué es el tiempo ahora que conozco el desazón y el sufrimiento, pero también conozco ese eterno tiempo, sin un final ni un comienzo.
He avanzado, he crecido, pero no por eso satisfecha me encandilo, alerta permanezco, para no caer en el olvido, sabiendo que dentro llevo esas dos partes conmigo, mi esencia eterna, pero viviendo en un mundo dividido.
Más libre me encuentro, más conmigo, en cada minuto de mi vida, entrando en mi abismo, incomprensible del dolor y miedo o surcando aquel bendito azul del cielo, ahora digo, “yo decido”. He decido tomar mi responsabilidad de crecimiento, de conciencia, de amor universal, hacerlo con humildad, desde mi esencia.
Quiero estar alerta, mirar el mundo sin evaluar, pararme en el conocer profundo, en la intimidad, en la sola esencia del Ser, trascendiendo el pensamiento, disolviendo el ego que todo lo acumula , aprender a colocarme en la Mente que surge desde dentro, que no se ancla en emociones, que crea y deja pasar.
He concluido una etapa, que sin embargo la vivo como inicio, he conocido el sendero que me enseña el abismo inexistente de mi alma, he recobrado la calma, se ha instalado la observación que me instala en la reflexión. El trabajo se ha iniciado, ahora conozco el camino y ahí dentro, cuando me encuentro en sosiego, cuando Eso se ensancha y pareciera que soy con todo lo mismo, reconozco que mi paso por esta vida ha cumplido su objetivo.
Gracias doy al maestro que me ha tendido la mano, que ha empobrecido mi ego, no fácil ha sido siempre el camino, pero el tiempo, ahora percibo, me dice que me ha templado, que el árbol debe tener buenas raíces y un ramaje equilibrado y quieto para que haga un buen techo.
Gracias Ramón Gallegos por tus enseñanzas, porque en mi andar inquieto además de encontrar la calma, he encontrado al maestro. Con mucho cariño y agradecimiento por haberme acercado a aquello que verdaderamente soy. Recibe mi amor.
Marcela.

BIBLIOGRAFIA.
- Gallegos Nava Ramón (2010) En Unidad con el Ser. Trilogía de inteligencia espiritual I. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
- Gallegos Nava Ramón (2010) La Conciencia Iluminada. Trilogía de inteligencia espiritual II. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
- Gallegos Nava Ramón (2010) El Néctar de la Felicidad. Trilogía de inteligencia espiritual III. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
- Gallegos Nava Ramón (2000) El espíritu de la educación. Integridad y trascendencia en educación holista. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
- Gallegos Nava Ramón (2001) La educación del corazón. Doce principios para las escuelas holistas. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
- Gallegos Nava Ramón (2001) Educación holista. Pedagogía del amor universal. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
- Gallegos Nava Ramón (2001) Una visión integral de la educación. El corazón de la educación holista. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
- Gallegos Nava Ramón (2001) Diálogos holistas. Educación holista y filosofía perenne I. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
- Gallegos Nava Ramón (2003) Comunidades de aprendizaje. Transformando las escuelas. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
- Gallegos Nava Ramón (2003) Pedagogía del amor universal. Una visión holista del mundo. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
- Gallegos Nava Ramón (2004) Sabiduría, amor y compasión. Educación holista y filosofía perenne II. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
- Gallegos Nava Ramón (2004) El Camino de la filosofía perenne. Educación holista y filosofía perenne III. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
- Gallegos Nava Ramón (2005) Educación y espiritualidad. La educación como práctica espiritual. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
- Gallegos Nava Ramón (2007) Inteligencia espiritual. Más allá de las inteligencias múltiples y emocional. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.

Fundación Internacional para la Educación Holista
Doctorado en Educación Holista

Enseñanzas de Inteligencia Espiritual por Ramón Gallegos


www.ramongallegos.com