Estas acciones online adolecen de serios problemas, tanto en el ámbito de la Protección de Datos, como en el de los Servicios de la Sociedad de la Información.

Por: María Cecilia Mayolo G.

Para todo tratamiento de datos personales se exige información y consentimiento previos al tratamiento. Asimismo, debe informarse y obtener el consentimiento de cualquier afectado cuando sus datos vayan a ser revelados a un tercero.

En las campañas de “envía a un amigo”, se tratan datos del destinatario sin haber informado ni obtenido su consentimiento. Además, se revela al destinatario el nombre del remitente.

Servicios de la Sociedad de la información
Para el envío de comunicaciones comerciales por medios electrónicos, se exige haber obtenido un consentimiento expreso del destinatario.

Sin embargo, no se consideran comunicaciones comerciales electrónicas “los datos que permitan acceder directamente a la actividad de una persona, empresa u organización, tales como el nombre de dominio”

Solución recomendada
Informar al remitente de que sus datos van a ser comunicados al destinatario y responsabilizarle de consentir en nombre del destinatario. En todo caso, los datos deben ser eliminados tras el envío:
“Sus datos serán comunicados al destinatario. Sus datos y los del destinatario serán procesados y eliminados inmediatamente tras el envío. Usted consiente en nombre del destinatario el envío de este contenido por email”

El contenido del email debe ceñirse a la excepción de la normativa para que no sea una comunicación comercial, sin logos, marcas, ni textos comerciales de ningún tipo. Por ejemplo: