Por: Florentino Guzman

No importa si se trata de depósitos de grasa alrededor del abdomen o la cadera, un aumento del vientre o de los brazos o nuevos depósitos de grasa bajo la barbilla o muslos... A veces pareciera que todo poco a poco se va quedando fuera de forma.

Ninguno de estos cambios se nos vienen encima por sorpresa; a menos que sean los resultados de procrear. Una encuesta realizada en el Reino Unido muestra que la mayoría de las mujeres con recién nacidos no están preparados para lo mucho que sus figuras cambiarán después del embarazo. A pesar de que estos cambios pueden parecer intrascendentes o imperceptible para los demás, la propia persona que lo sufre se da cuenta, y lo seguirá notando siempre.

Contemos con la tecnología para conseguir ese cambio

Las generaciones anteriores de mujeres y de hombres, tenían que vivir con las imperfecciones, pero en el siglo 21, podemos hacer algo al respecto. Tenemos la cirugía estética a nuestra disposición para ayudarnos a hacer de nuestras características antiestéticas un rasgo completamente nuevo que nos agrade.

Es una maravilla que la lipoescultura, que puede ayudar a esculpir nuestros rostros literalmente y cuerpos con proporciones de nuestro agrado, sea uno de los procedimientos quirúrgico estéticos más populares del el mundo. Esto nos da qué pensar... será porque ofrece beneficios notables.

No se trata de eliminar peso, sino que se trata de su figura, es quitar centímetros en lugar de kilogramos. La liposucción, o más específicamente, la lipoescultura, es verdaderamente una tecnología que combina la ciencia y el arte. Y a menos que el cirujano sea bueno tanto en la técnica como la estética, los resultados no serán óptimos.

Hay centros dedicados a la lipoescultura, que cuentan con equipo y personal altamente cualificado, familiarizado con la tecnología avanzada y a crear excelentes resultados para sus pacientes.

La lipoescultura: hablemos de ella

La lipoescultura tumescente, así como la lipoescultura asistida por láser son dos variantes que dan muy buen resultado y la recuperación del paciente suele ser muy buena. En algunos casos se pueden combinar para obtener resultados perfectos, dependiendo de las necesidades de los pacientes.

Lo que realmente importa es el análisis cuidadoso de sus depósitos de grasa individuales, y estratégicamente ir marcando y eliminando aquellos que interesan para el objetivo a logra, para lograr una figura más “esculpida”, la forma del cuerpo refinado. Es esencial imaginar qué áreas de grasa se quitará para esculpir su figura a la perfección.

Los efectos secundarios más comunes incluyen dolor leve, hinchazón y entumecimiento temporal.

La mayoría de la gente esta interesada en perder esos depósitos de grasa persistentes que no responden a la dieta o el ejercicio. Con estas técnicas pueden ser objeto de transformaciones corporales notables, incluso en el rostro, si son los candidatos adecuados, porque a veces no hay maneras fáciles o difíciles, simplemente no es la técnica adecuada... Pero esto se lo dirá su médico evaluando su condición previamente.