Antes de una revisión oficial del coche tienes que comprobar que tus neumáticos están en perfecto estado y que el dibujo sea superior al mínimo (1,6 mm). También tienes que comprobar que el sistema de encendido funciona correctamente, que ninguna bombilla está fundida...

Por: Rocio MartÍn

 El control de neumáticos, las llantas, el tubo de escape… Son muchas las piezas del coche que se comprueban en una revisión oficial del coche, pero en este post te damos consejos para que no temas pasarle la ITV (Inspección TÉCNICA DE Vehículos) a tu coche.

Documentación necesaria para la revisión oficial del coche

Necesitas presentar el Permiso de Circulación y la Tarjeta de Inspección Técnica al hacer la revisión oficial de tu vehículo. También es conveniente que tengas el resguardo del seguro por si te lo solicitasen aunque no es obligatorio.

Iluminación y luces del coche

Antes de acudir a la ITV, comprueba que las luces de posición, antiniebla, carretera e intermitentes funcionen correctamente.

- Si las antiniebla delanteros no funcionan, pasarás la ITV con defecto grave.
- Si las antiniebla traseras no funcionan, no pasarás la inspección.

También son importantes las luces que iluminan la matrícula, así que si tienes alguna bombilla fundida, cámbiala antes de ir a la revisión oficial del coche.

Control de neumáticos

La profundidad del dibujo tiene que ser superior a 1,6 milímetros en todas las ruedas para superar la ITV. No pueden tener superficies con un desgaste anormal porque tampoco se aceptará y no pasarás el control de neumáticos.

Sistema de frenado

Es imprescindible que esté en buenas condiciones los discos y las pastillas. Harán pruebas de frenado para comprobar su funcionamiento.

Escapes y emisiones

Para comprobar este punto, inspeccionarás los bajos de tu coche buscando óxido en el escape y para medir las emisiones lo hará con un analizador de gases.

Suspensión del coche

Es otro punto importante para pasar la ITV, si notas que tu coche hace mucho ruido al pasar por zonas bacheadas, deberás asegurarte de que la suspensión es la correcta antes de acudir a la revisión oficial del coche. Además, los amortiguadores también tienen que estar en buen estado para pasar la ITV.

La ITV es un examen técnico, pero también es la garantía de que tu coche funciona correctamente, no lo veas como una amenaza y míralo como una oportunidad de poner a punto tu coche.
control de neumáticos

la revisión oficial