Las técnicas de estudio, con una buena motivación pueden hacer que el estudiante llegue al éxito en sus estudios, consiguiendo un buen rendimiento en su trabajo con un menor esfuerzo y conseguir una mayor y mejor concentración.

Por: Belen Mateos

 El método de estudio que utilicemos a la hora de estudiar tiene una importancia decisiva ya que los contenidos o materias que vayamos a estudiar por sí solos no provocan un estudio eficaz. Un buen hábito de estudio, una buena planificación, así como comer sano y dormir bien son factores a tener en cuenta a la hora del estudio.
Para todos los profesionales de la educación supone un problema contemplar los altísimos índices de fracaso escolar. En muchas ocasiones el fallo está en una carencia de hábitos y técnicas de estudio. Con un buen método de estudio, una disciplina de horarios y de estrategias, los resultados positivos son inmediatos.
El primer punto y más fundamental de todos es la mentalización de tener que estudiar. Si este primer punto no se da el resto sobra. Todas las técnicas que apliquemos no servirán para nada si el estudiante no esta dispuesto a aplicarlas.
Las técnicas de estudio son un conjunto de herramientas, fundamentalmente lógicas, que ayudan a mejorar el rendimiento y facilitan el proceso de memorización y estudio. La organización a la hora de estudiar es uno de los elementos fundamentales en el momento de empezar a estudiar o a la hora de comenzar a preparar un examen, una oposición, una prueba, etc. Estas les pueden ayudar a corregir ciertos hábitos y mejorar así en su rendimiento académico.
La motivación y las técnicas de estudio pueden hacer que un estudiante supere año tras año con brillantez sus estudios sin estar dotado de unas cualidades mentales específicas que le hagan diferente a los demás. Estas técnicas no solo tratar de la forma de estudiar y de memorización, sino que tratar de la falta de concentración por parte del estudiante a la hora de ponerse a estudiar y dificulta el aprendizaje.
Hay una serie de técnicas que ayudan a mejorar y a rentabilizar el estudio, cada persona deberá conocerlas y escoger entre las que más se ajusten a su manera de estudiar, siendo el factor fundamental que la persona interesada quiera utilizarlas y este predispuesta a estudiar.
La lectura comprensiva, el resumen, realizar mapas conceptuales, esquemas, identificar ideas centrales, etc., son las mejores actividades para estudiar temas largos o difíciles. El subrayado también es otro método para destacar las frases más importantes a la hora de realizar la lectura y así comprenderlo mejor.
Con todas estas recomendaciones el estudio puede ser más fácil, y con unos resultados mucho mejores.

 tecnicas de estudio