Los generadores de ozono para agua eliminan la toxicidad de los residuales mediante un proceso que pueden tener todo el protagonismo o participar dentro de la fase o fases correspondientes junto a otros sistemas,

Por: Natalia Villa

El tratamiento del agua residual con ozono precisa equipos especialmente diseñados o adaptados al uso o usos que vayan a dárseles a las aguas recicladas.
Las instalaciones suelen ser sencillas pero requieren de una revisión profesional de su funcionamiento para garantizar los mejores resultados. Si bien hablamos de dispositivos únicos o que pueden ser muy distintos, todos ellos tienen en común su poder para erradicar los microorganismos patógenos y partículas nocivas presentes en el agua, entre los cuáles se encuentran restos de detergentes, pesticidas, amoníaco, cianuros, fenoles o metales pesados.
Los generadores de ozono para agua eliminan la toxicidad de los residuales mediante un proceso que pueden tener todo el protagonismo o participar dentro de la fase o fases correspondientes junto a otros sistemas, como las radiaciones UV, pantallas rotantes o, entre otros, distintos tipos de filtros.
Es habitual, por ejemplo, combinar procesos como la sedimentación, la flotación asistida del ozono, el fraccionamiento de la espuma del agua, la floculación y bio-filtración, con un tratamiento final y directo de ozono.
La cantidad de ozono necesaria para tratar un determinado tipo de agua la satisfará el equipo diseñado a tal efecto. Lógicamente, no recibirá el mismo tratamiento un agua que persiga resultar apta para el consumo humano en una gran depuradora o a nivel domiciliario que otra destinada a regar jardines, llenar fuentes o piscinas. Del mismo modo, la maquinaria destinada a unos u otros usos variará tanto en función de su objetivo como respondiendo al nivel de polución que presente el agua a tratar.
De este modo, se hace necesaria la asesoría experta desde el mismo concepto del diseño, pasando por la instalación, hasta la supervisión periódica de su funcionamiento y mantenimiento. Precisamente, la profesionalidad de los fabricantes y distribuidores desde el mismo diseño de la maquinaria es la que hace que la instalación y puesta en marcha sean fáciles, logrando el rendimiento idóneo para la obtención del producto final esperado.
No todos los equipos son costosos, complejos ni necesitan personal cualificado para su uso. Todo lo contrario, en numerosas ocasiones los dispositivos necesarios son de montaje simple, bajos costos de explotación y funcionamiento automatizado sin merma alguna de su eficacia.
 En Cosemar Ozono puedes conocer todos los sistemas de tratamiento de aguas residuales que ponemos a tu disposición, tanto para purificación de aguas potables, como para tratamiento de aguas residuales y recuperación de aguas pluviales.