¡Qué mejor manera de conocer México a través de sus pueblos! México es un país rico en naturaleza, gastronomía, cultura e historia. Ofrece un turismo tanto relajado como de ambiente para disfrutar en familia, amigos y en pareja.

Por: Karla López

Recorrer los sitios donde se produce el café mexicano es una experiencia para los sentidos: permite percibir aromas, sabores y paisajes de inigualable belleza, además de conocer la tradición de cosecha de este grano y los modos de vida de comunidades rurales.

En México se asientan haciendas cafetaleras abiertas al turismo, donde es posible visitar los cultivos, conocer el proceso de elaboración del café, degustar una rica taza de café local y convivir con habitantes de la comunidad, que gustosos abren las puertas de sus casas.

Coatepec, en Veracruz, es famoso por su producción de café de excelente calidad. La mayoría de las fincas cafetaleras en este poblado producen café orgánico producido en armonía con el entorno natural. Cabe mencionar que México es el primer productor de café orgánico en el mundo.

Pluma Hidalgo, a 120 km de la capital de Oaxaca, cuenta con enormes fincas que lo han convertido en una popular atracción turística. Aquí se produce un café de aroma penetrante, reconocido a nivel internacional.
Otras fincas cafetaleras se encuentran en Huatulco: El Pacífico, Copalita, El Faro, y Camila, entre otras, donde se ofrecen también servicio de hospedaje, alimentación y paseos guiados.

En la región del Soconusco, en el sur de Chiapas, se encuentra en las faldas de un volcán la finca cafetalera Argovia, donde se produce un aromático café orgánico.
¿Qué tal una taza calientita de café recién cultivado?