Historia de los Anillos de Boda

En el momento en que el hombre se decide a proponerle matrimonio a su novia, debe regalarle un anillo con diamantes.

Esta joya, adquiere un enorme valor sentimental, ya que es el símbolo de una promesa de amor y de una vida juntos hasta que la muerte los separe.

Por supuesto que el valor económico del anillo no es nada sin la promesa sincera, pero hay una explicación para esta costosa tradición.

Se supone que el hombre le entrega a su prometida un anillo, cuyo costo equivale a tres meses de su sueldo, para garantizarle estabilidad económica y contensión.
Hoy en día no muchos siguen esta tradición, ya que para ciertas parejas representa un gasto insólito y el rol de la mujer ha cambiado con su inserción al mundo laboral.

Ya en la antigüedad, los hombres regalaban a sus mujeres una pieza de hierro en forma de aro, que ellas debían conservar hasta cumplirse la promesa de matrimonio. Esa pieza de hierro, se convirtió con los años, en una hermosa joya que hace suspirar a las mujeres a lo largo del mundo. Y, ¿por qué un anillo? Porque éste debe colocarse en el dedo anular de la mano izquierda de la mujer, desde donde sale una vena que va directamente al corazón.

El primer anillo de compromiso, que poseía un diamante fue entregado por Maximiliano de Austria a María de Burgundy. El diamante simboliza el amor eterno, la fortaleza y el compromiso, por ser una piedra casi indestructible. La palabra diamante viene del griego "adamas" que significa "invencible".

Encuentra todo lo que necesitas saber sobre Bodas en República Dominicana.