Visite y disfrute de cualquiera de los Hoteles en Atacama, que le ofrece esta maravillosa región . Quien llega a este territorio chileno podrá internarse en un mundo de esplendor irreal y desafiante. Con toda seguridad, cuando nos disponemos a planificar nuestras vacaciones, no acude a nuestra mente Atacama. No obstante, es seguro que este lejano rincón del mundo, de belleza primigenia y salvaje dejará perplejo al turista con su imponente paisaje. Resulta incomprensible pensar que la zona más árida del planeta fuese un día lecho marino, pero lo testifican los restos hallados, así como lo salobre de algunos de sus lugares. La región de Atacama hacia el norte linda con la de Antofagasta. Ambas comparten la gran y yerma extensión del Desierto de Atacama.

Actualmente la zona de Atacama es una de las 15 en la que está dividido el territorio chileno y es también una de con menos población de todas ellas. Se basa su economía en la minería y el cultivo de la aceituna y la uva. Pero, como en el resto del mundo, tiene cada vez más auge el fenómeno del turismo, lo que facilitará al viajero conseguir Hoteles en Atacama donde poder hospedarse recibiendo todos los servicios necesarios.

El alojamiento que encontrará en la región de Atacama será un establecimiento pequeño, en ocasiones familiar. Es muy común el hostal levantado según la manera tradicional de construcción de la zona. Así quizás pueda pernoctar en edificios en los que el adobe sea el elemento fundamental de la edificación. O en otros en los que se ha querido emular la geometría de las antiguas poblaciones arqueológicas como Tulor, con su característica forma circular.

Atacama es una región con fuerte sentido de su identidad, lo que hace que la oferta que se hace al turista lleve aparejado un arraigado amor por la tradición y en todo momento tendrá la oportunidad de aprender sobre las antiguas costumbres de las tribus del altiplano que poblaron estas tierras. En los hoteles con pensión completa probará una gastronomía genuinamente indígena.

Muchos de los Hoteles en Atacama brindan al viajero la oportunidad de contratar paquetes turísticos que incluirán excursiones a parajes imponentes.

Si su viaje coincide con los meses de septiembre a noviembre tendrá la posibilidad de contemplar la belleza inaudita del desierto florido. Desde Vallenar a Copiapó más de 200 especies de flores convierten la superficie baldía en un tapiz irisado, en una manifestación de vida latente que explota cuando la escasas lluvias la despiertan.

A trece kilómetros de San Pedro de Atacama se llega al Valle de la Luna, que lleva este nombre por su parecido con nuestro astro. Al igual que en éste, allí la vida es imposible. La arcilla y la sal se alían para crear formas imposibles en un intento por demostrar que la mejor artista es la naturaleza misma. La ausencia de vida hace más conmovedor el momento en que el sol se oculta y la noche hace que la temperatura descienda muchos grados.

Las entrañas de Atacama bullen constantemente con secreta actividad volcánica y conceden al viajero la fortuna de sumergirse en piscinas de aguas termales junto a hirvientes surtidores que rugen al escapar hacia el cielo.

Y así podrá el turista alojado en Atacama acceder a otras ofertas debido a las cuales recorrerá por caminos rurales la distancia que separa Antofagasta de Tarapacá. El desierto, el altiplano, quebradas, valles y paredes verticales lo acompañarán.

Podrá adentrarse en el Salar de Atacama donde aves y reptiles se adaptan a la dureza del entorno y donde podrá rozar con sus dedos la sal que surge de la tierra.

Podrá también intentar experimentar las sensaciones que los arcaicos pobladores sintieron al enfrentarse a una naturaleza hostil e inmisericorde a la que sin embargo supieron aclimatarse hasta convertirla en su hogar. La magia ocupó un lugar escencial en sus costumbres como medio para entender el mundo que les rodeaba y de ello se conservan buenas muestras arqueológicas. Así que si no se había planteado arribar algún día en una de las zonas más rudas del planeta, hágalo. La naturaleza volverá a sorprenderle.

De todas formas, si llega a este territorio chileno podrá internarse en un mundo de esplendor irreal y desafiante para después regresar a la comodidad de los espléndidos Hoteles en Atacama.

Comparta o enlace este artículo si le gustó. Mencione http://hotelesnow.com/ como fuente original.

Jorge Guiñazu
Hoteles en Atacama