El presente artículo trata acerca de una patología muy frecuente en mujeres gestantes, y tiene como objetivo determinar la prevalencia de esta patología en el embarazo, sus complicaciones tanto para la madre como para el fruto de su gestación.

Por: Aura Isabel Poveda

La infección de vías urinarias, afecta al 6-12% de todas las gestaciones, en sus diferentes presentaciones como bacteriuria asintomática, cistitis y pielonefritis.

La gestación produce cambios fisiológicos en la mujer entre ellos tenemos: Dilatación del sistema colector, aumento del flujo plasmático renal, aumento del índice de filtración glomerular (lo cual puede producir glucosurias no significativas), alteraciones de la reabsorción de electrolitos, cambios hormonales generados por la progesterona al disminuir el tono de la vejiga aumentando su capacidad de llenado, favoreciendo así la ectasia vesical. Otros factores predisponentes son:
Se define como la colonización de bacterias en el tracto urinario, microbiológicamente catalogado como un recuento de más de 100.000 UFC/Ml en urocultivo, asumiendo la correcta recolección de la muestra.

Cabe precisar que se han reportado casos de gestantes con infección de vías urinarias con recuentos de 20.000 a 50.000 UFC, las cuales han requerido tratamiento debido a la presencia de sintomatología.
En cuanto a la forma de presentación, la bacteriuria asintomática cumple con el criterio de urocultivo positivo en recuento ya descrito, pero no presenta síntomas o signos clínicos.

La cistitis se caracteriza por síntomas circunscritos a la vejiga, tales como disuria, polaquiuria, urgencia miccional y dolor suprapúbico. En el caso de a pielonefritis, la cual es la complicación más temida de la infección urinaria en gestantes, ya que es la más directamente relacionada a casos de Amenaza y Parto pretérmin, la paciente manifiesta síntomas de cistitis y síntomas de compromiso general tales como fiebre, sudoración, escalofríos y dolor lumbar constante.

Las complicaciones más frecuentemente asociadas a infección de vías urinarias en el embarazo son: Amenaza de aborto, abortos, amenaza de parto pretérmino, parto pretérmino, retardo del crecimiento intrauterino, etc.

Procedimiento adecuado para la recolección de la muestra de orina:
  1. Evitar la manipulación excesiva del frasco antes de recoger la muestra.
  2. Lavado de manos y genitales externos con agua y jabón (no usar duchas genitales).
  3. Recoger la primera orina de la mañana, en la mitad de la micción.
  4. Separar los labios vulvares suavemente para que el chorro salga directamente sin tocar genitales externos.
  5. No tener relaciones sexuales 24 horas antes de la recolección de la muestra.
  6. Por parte de la gestante debe referir si cursa con vaginosis para que la muestra sea recolectada con sonda.
  7. El laboratorio deberá procesarlo en un tiempo máximo de 2 horas.

Etiopatogenia:

Según estudios de diversos autores, el germen más comúnmente aislado en gestantes con Infección de vías urinarias y bacteriuria asintomática es : Escherichia Coli en aproximadamente el 89% de los casos, seguido por klebsiella pneumoniae 11% y Enterobacter o proteus sp 10%.

Es importante tener en cuenta en el momento de diagnostico de una I.V.U, Si se trata de una:
Recidiva (infección producida por el mismo microorganismo, que causo la primera infección) o reinfección (infección causada por un germen diferente, después de haber terminado un tratamiento anterior). La pielonefritis aparece más frecuentemente en el segundo trimestre, por los cambios acentuados en este periodo a nivel anatómico y fisiológico, ya descritos. Sumado a los factores de riesgo como nuliparidad y edad joven.

Es unilateral y del lado derecho en más del 50 de las pacientes y bilateral en el resto. Al rededor del 20% de las gestantes con I.V.U, tienen disfunción renal, por lo cual es importante tener control de la creatinina plasmática

Tratamiento:
Idealmente se sugiere instaurar tratamiento empírico, previa toma de urocultivo, el manejo inicial se hace con penicilinas de amplio espectro. Con el reporte de urocultivo positivo, se continúa el tratamiento, según sensibilidad del germen reportada en el antibiograma por 7 a 10 días. Se sugiere el siguiente esquema para tratamiento empírico:
Recidivas: Tratamiento a dosis bajas de penicilinas o antiséptico urinario por seis meses.
Reinfeccion: Tratamiento profiláctico con cefalosporinas hasta el parto.

Conclusión:

La infección de vías urinarias debe ser observada con mayor precaución e importancia en la población gestante , debido no solo a la frecuencia de sus presentaciones clínicas en este grupo poblacional, si no también a la gravedad de sus complicaciones , analizándola desde diferentes perspectivas como a nivel científico, socioeconómico, ético, etc.

Se debe brindar asesoría especial a gestantes con factores de riesgo como diabetes, antecedentes de infecciones urinarias, etc. De igual forma hacer énfasis en prevención, y en la importancia de la adherencia al tratamiento, ya que por ejemplo la reinfeccion urinaria conlleva a un mayor número de partos pretérmino, y las demás complicaciones que se desencadenan a partir de este.


Md. Aura Isabel Poveda Blanquiceth, Médico General, Fundación Universitaria San Martin

Referencias Biblográficas: