“Es por eso que el entendimiento se logra no por el intelecto sino por el discernimiento, por el ojo de la contemplación, lo que se requiere es ir más allá del ojo de la mente” (Ramon Gallegos, 2010. Pág.135).

Por: Dr. Ramón Gallegos

Por lo que la materia de inteligencia espiritual, me ha permitido respaldar la respuesta de que la espiritualidad es una experiencia de vida, sustentada de una manera intelectual mediante la trilogía de inteligencia espiritual, que compone los libros: “en unidad con el ser”, “la consciencia iluminada” y “el néctar de la felicidad” de Ramón Gallegos.
Dicha trilogía retoma y reafirma de una manera acertada y secuencial, el significado del Ser, Consciencia y Felicidad, estando siempre presentes e indivisibles, siendo esta la base de las enseñanzas en el doctorado en educación holista, para el encuentro del estado de la totalidad, la cual me a permitido aprovecharla en la practica de mi experiencia como ser humano, en lo profesional y en el proyecto final de mi posgrado en educación holista.
Al tomar en cuenta los conceptos perennes de estos tres libros, que es son la naturaleza del Ser interior y vivirlos durante los últimos tres años, me he concedido abrigar mi paz interior, gracias a la observación en el encurto de mi mismo, dándome como resultado el entendimiento de “Ser-consciencia-felicidad”.
En la lectura de este primer libro, me identifique con la primera frase que dice, que la inteligencia espiritual es la capacidad de ser feliz a pesar de las circunstancias, reflexionado que el camino a la felicidad depende del ojo del espíritu, envolviendo a los ojos de la mente y del cuerpo, mediante la inteligencia espiritual tomando en cuenta las inteligencias intelectual y emocional.
Es por eso, que la inteligencia espiritual es la que permite alcanzar la felicidad plena, en los individuos, en las empresas, en las instituciones educativas, en las familias, etc., superando el sufrimiento causado por una sociedad hedonista y nihilista, permitiéndonos un equilibrio entre los bienes materiales y el encuentro con la espiritualidad.
La inteligencia espiritual, me ha facilitado la visión de identificar los tres niveles en el encuentro del ser-consciencia-felicidad, al darme cuenta el como viví por muchos años en la creencia que mediante la mano de dios, podía alcanzar la felicidad tanto en la tierra como en el cielo, pero al seguir sintiendo sufrimiento en el corazón, navegue en la búsqueda de la sanación, con psicólogos, cursos de programación neurolingüística, cursos de desarrollo personal y por último la maestría en educación holista, que fue la que me dio la luz de un paradigma integral, accediéndome llegar a la etapa del observador, ya que lo que estaba buscando se encontraba en mi interior, en mi ser, en mi mismo. Actualmente estoy trabajando mediante la filosofía perenne, al eliminar mi ignorancia, para así expander la consciencia no-dualista y visualizar mi verdadera naturaleza que es, la felicidad sin causa.

Con lo anterior, he reconocido un cambio en mi persona, lo cual se desprendió de las enseñanzas del doctorado en educación holista, dando como resultado poner atención en la consciencia de mi mismo, al visualizar el Ser, ya que el espíritu puede conocer el espíritu, porque la felicidad no es algo externa de mí, y así poder diferenciar el placer de los sentidos, las emociones mentales, con la verdadera felicidad.
Esto es estar consciente, de que el placer y el sufrimiento son los alimentos del ego, de ello recuerdo el comentario de un amigo que es religioso, el cual aseguraba que el “ser humano vino al munda a sufrir, y que el sufrimiento era uno de los caminos para llegar al cielo”, porque en su mente esta programada por sus creencias. De esto he aprendido no huir del sufrimiento sino de comprenderlo y arropado, dado que es una advertencia de apegos e historias patológicas de nuestra ignorancia.
Para esto, es preciso la inteligencia espiritual, para discernir lo que es falso y lo que es verdadero y así dar lugar a la certidumbre, viendo las cosas desde el corazón, ya que si la vemos con la mente los pensamientos son demasiado limitados provocando ansiedad, preocupación y estrés, los cuales deben de ser superados con el ojo de la espiritualidad, que nos transporta al conocimiento de uno mismo, otorgando la felicidad.
La aplicación de la inteligencia espiritual en las empresas, que ha sido una de las megatendencias en este principio de siglo XXI, la cual tiende a empresas felices, he tenido la grata oportunidad de aplicar algunas de las múltiples inteligencias, en mi vida tanto personal como profesional, entendiendo que estas se encuentran en los ojos del cuerpo y de la mente, pero con la consciencia de que la inteligencia espiritual pertenece al ojo del espíritu, siendo esta la de mayor valor, agrupando a todas las inteligencias y aportando la verdadera felicitada, lo cual he podido discernir y comprender, que el darle sentido a la vida es vivir en unidad con el Ser, en un contexto transpersonal y no-dual de la consciencia humana.
Esta consciencia no-dual, es la causante de detectar en mí, un verdadero desarrollo moral con una visión holista, en otras palabras una ética fundamentada en el conocimiento del sí mismo, otorgándome una inquietud en la atención mediante la meditación consciente en cada acto de mi vida y así, contemplar lo hermoso que existe en cada instante de mi existencia, destruyendo poco a poco los miedos que la religión, la cultura y la educación me han influido en el andar por la vida, es por lo que la inteligencia espiritual me ha cambiado mí patrón del pensamiento, ideas y especulaciones, floreciendo y palpando en mí los valores universales. Es por eso que mi relación conmigo mismo y con mis semejantes, me permite respirar la libertad de la ira, del odio y del miedos, o bien abrasarlos para entender mi prejuicio y hostilidad.

A trabes de el conocimiento del doctorada en educación holista, he entendido que la “espiritualidad es inmanente y trascendente, es dimensión y nivel incondicionado, esta en todo y más allá de todo lo que existe, es la realidad última donde encontramos nuestra verdadera identidad más allá del ego” (Gallegos, 2010, Pág.68).
Por lo tanto, el ojo del cuerpo son impermanentes y momentáneos, mientras que el ojo del espíritu es perdurable, por tal motivo el entendimiento del la espiritualidad no se puede realizar através del ojo de la mente y del cuerpo, ya que no somos ni cuerpo y ni mente, siendo por lo tanto puramente espíritu, por lo que la verdad de nuestra naturaleza es Ser-consciencia-felicidad, retomando la frase que dice “TÚ eres ESO”, Seres iluminado, consciencia de que somos espíritu viviendo una experiencia humana y una felicidad no-dual.
Llenando nuestra vida en la vivencia de la totalidad, adquiriendo el sentido de la sabiduría y la paz obteniéndola de la fuente del Ser, que es la llave de la atención plena mediante el discernimiento, depurado la ignorancia de la incertidumbre y el temor, porque la verdadera felicidad es inseparable de la sabiduría mediante el conocimiento directo del Ser, lo que libera de las falsas creencias.
Uno de los motivos que me ha provocado sufrimiento, han sido mis creencias, las cuales están a nivel de la mente, no estando en el nivel de la felicidad, por lo tal, con lo ya comentado es necesario alcanzar un nivel de la experiencia directa, por medio del ojo del espíritu.
En esta experiencia del conocimiento del ojo del espíritu, me ha permitido entender que el creer en dios no significa ser espiritual, y estoy plenamente convencido como ya se había mencionado con antelación, que el nivel de la observación sin creencias me hace ser capaz de vivir una experiencia espiritual, siendo el camino del advaita o no dualidad, el despertar espiritual viviendo en unidad con el Ser.
“Por lo que es de suma importancia fomentar en la educación, la inteligencia espiritual, dado que le da énfasis a la autoindagación, el autoconocimiento y la propia capacidad de para disolver el condicionamiento ilusorio del ego” (Ramon Gallegos, 2010. Pág.104).
Es por eso que el camino del discernimiento, es la formula para eliminar el sufrimiento, es el que nos muestra el porqué de las cosas, eliminando así los malos entendidos y aportando el camino de nuestra verdadera naturaleza, que es nuestra esencia: Ser-consciencia-felicidad.
Como segundo problema que es el social, da co resultado la depredación del entorno, por lo que es necesario entender el cómo vivir juntos sin destruirnos, y que sea comprensible la seguridad, la justicia e integración social, en el logro de respetar al prójimo como a uno mismo, y para esto se ha dado las inteligencias múltiples como la base en el camino a resolver esta segunda problemática.
Y como tercer problema siendo este, el fundamental para los dos problemas anteriores, ya que es la conexión y trascendencia con cada uno de ellos, mediante la inteligencia espiritual, facilitando sentido el por qué vivir, porque el amor espiritual agrupa y le da consciencia al significado de todas las cosas, en base a la certidumbre al experimentar directamente el sentir de nuestro propio Ser, naciendo la luz desde el corazón.
La inteligencia espiritual, como experiencia de vida en mi persona, me ha permitido desarrollar consciencia en el entendimiento de lo que es la dualidad en las creencias y educación obtenida en el trascurso de mi existencia, al integrar el conocimiento, dando respuesta a los conflictos material, social y espiritual, ya que me ha permitido encontrar la ruta de la verdadera felicidad, concibiendo que mi naturaleza es “Ser-consciencia-felicidad” y así, me doy cuenta que estoy superando rencores, frustraciones y apegos de mi egocentrismo. Decir que he encontrado la ruta de la felicidad, es estar consciente de que en mi corazón siente el camino de la liberación y paz, al vivir el presente con plenitud y ecuanimidad.
Todo este entendimiento parte al comprender que mis pensamientos son mecánicos, y que mediante atención, la ética y sabiduría puedo sumergirme en la inteligencia espiritual, de una manera armoniosa en los propósitos personales, profesionales, emocionales y espirituales, superando así muchas de mis creencias.
“Es por eso que el entendimiento se logra no por el intelecto sino por el discernimiento, por el ojo de la contemplación, lo que se requiere es ir más allá del ojo de la mente” (Ramon Gallegos, 2010. Pág.135).
Al ir más allá del ojo de la mente, estamos otorgando a nuestro Ser un despertar espiritual, ya que la verdad es que somos un todo, somos alegría, amor y paz, somos felices independientemente de las circunstancias, dado que la inteligencia espiritual quita las ilusiones que no permiten ver nuestra realidad, de que el Ser es perfección, belleza y plenitud en armonía con el todo.
El tomar consciencia de que la inteligencia espiritual es plenitud y armonía con el todo, me lleva a recordar lo deficiente que ha sido la educación en mi trayectoria de estudiante, así como el nivel de consciencia que se pregona en mi tecnológico, ya que es una educación irrelevante, porque es reduccionista al no tomar en cuenta la dimensión de la espiritualidad, dándole importancia únicamente al nivel cognitivo, por lo que se observa mucho sufrimiento tanto en los directivos, maestros, personal de apoyo y estudiantes.
Y digo mucho sufrimiento al detectar, envidia, celo, rencores, mitotes, rabia, etc., manifestadas en las actividades cotidianas y desgastándose unos a otros, siendo esta una practica constante provocando el no lograr la misión y objetivos del la institución. Es por eso que lo único que puede disolver dichos conflictos es la inteligencia espiritual, mediante la atención y así por medio del discernimiento aprender a resolver dichos conflictos, entendiendo de una manera correcta nuestra realidad y logrando diferenciar que es lo beneficioso y lo perjudicial.
Por eso se dice que el despertar espiritual es la liberación del pasado y del futuro, viviendo el presente con gratitud y amor en toda la comunidad tecnológica, clarificando nuestras intenciones y logrando los propósitos de una verdadera educación integral tecnológica, porque la espiritualidad vive en la verdad y contempla al ser humano como sujeto pensante y que siente.
Pero para liberarnos del pasado y del futuro, es preciso arropar las emociones mediante la ecuanimidad, que nos permita la no reacción, para así, ir más allá de las emociones de apego y aversión, comprendiendo que estas emociones son impermanentes, insustanciales e insatisfactorias, por lo tanto, por medio de la ecuanimidad permitir equilibrar al amor con la inteligencia, el corazón con el cerebro y los sentimientos con los pensamientos, otorgando certidumbre y luz en nuestro Ser interior.
“…todos los días vemos a dios, pero no lo reconocemos, pero llegara el día, donde quiera que mires estarás en el jardín de la verdad” (Ramon Gallegos, 2010. Pág. 157).

BIBLIOGRAFIA.
- Gallegos Nava Ramón (2010) En Unidad con el Ser. Trilogía de inteligencia espiritual I. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
- Gallegos Nava Ramón (2010) La Conciencia Iluminada. Trilogía de inteligencia espiritual II. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
- Gallegos Nava Ramón (2010) El Néctar de la Felicidad. Trilogía de inteligencia espiritual III. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
- Gallegos Nava Ramón (2000) El espíritu de la educación. Integridad y trascendencia en educación holista. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
- Gallegos Nava Ramón (2001) La educación del corazón. Doce principios para las escuelas holistas. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
- Gallegos Nava Ramón (2001) Educación holista. Pedagogía del amor universal. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
- Gallegos Nava Ramón (2001) Una visión integral de la educación. El corazón de la educación holista. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
- Gallegos Nava Ramón (2001) Diálogos holistas. Educación holista y filosofía perenne I. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
- Gallegos Nava Ramón (2003) Comunidades de aprendizaje. Transformando las escuelas. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
- Gallegos Nava Ramón (2003) Pedagogía del amor universal. Una visión holista del mundo. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
- Gallegos Nava Ramón (2004) Sabiduría, amor y compasión. Educación holista y filosofía perenne II. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
- Gallegos Nava Ramón (2004) El Camino de la filosofía perenne. Educación holista y filosofía perenne III. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
- Gallegos Nava Ramón (2005) Educación y espiritualidad. La educación como práctica espiritual. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.
- Gallegos Nava Ramón (2007) Inteligencia espiritual. Más allá de las inteligencias múltiples y emocional. Fundación Internacional para la Educación Holista, Guadalajara.


Fundación Internacional para la Educación Holista
Doctorado en Educación Holista

Inteligencia Espiritual, Educación Holista y Ramón Gallegos


www.ramongallegos.com