“Aprender a ser feliz es despertar la inteligencia espiritual y las escuelas deben ser lugares donde se pueda ser feliz, sobre la base de una vida feliz la educación puede cumplir mejor sus objetivos” (Ramón Gallegos, 2010b. Pág. 84).

Por: Dr. Ramón Gallegos

Ramón Gallegos nos enseña que la inteligencia espiritual es la base del despertar a la certidumbre, sustentando la educación, lo que permite interactuar con el estudiante de sujeto a sujeto, creando sentido y significado en la enseñanza y aprendizaje. Es por eso que la espiritualidad debe estar presente en la empresa, en la ciencia, en la creatividad, en la innovación, en la ecología, etc. Afirmar lo anterior es porque la espiritualidad, puede desarrollarse en la práctica de modelos integrales, que permitan mediante la meditación las condiciones para alcanzar la sabiduría, el orden y la reorganización de nuestras creencias y supuestas realidades que nos condicionan a una ilusión depredadora que es identifica por el ego, por lo que es pertinente llevar a cabo la observación plena como la vacuna para eliminar el sufrimiento.
“Aprender a ser feliz es despertar la inteligencia espiritual y las escuelas deben ser lugares donde se pueda ser feliz, sobre la base de una vida feliz la educación puede cumplir mejor sus objetivos” (Ramón Gallegos, 2010b. Pág. 84).

El aprendizaje a ser feliz parte de la inteligencia espiritual, que a la vez incluye a las inteligencias emocionales e intelectuales, es por eso que uno de mis propósitos en la educación es, impartir la docencia mediante una visión holista que permita integrar los tres niveles de la consciencia, logrando así la capacidad en los estudiantes en la autoconsciencia del desapego de lo fenomenológico, para comprender que la Consciencia, el Ser y el Conocimiento es la unidad, llamada también consciencia en sí.
Es por lo que la consciencia en sí, permite al maestro como al estudiante un comportamiento ético, que flórese espontáneamente como el resultado del conocimiento directo del orden universal, admitiendo que la verdadera ética se encuentra en el plano espiritual, contemplando los condicionamientos que impiden percibir la verdad fundamental.
Es importante señalar que todos somos felices, pero el problema es que pensamos que estamos llenos de sufrimiento, y sufrimos por la forma en que visualizamos la vida mediante la mente, ya que la razón no es parte de la consciencia de si mismo, dado que los pensamientos nos obsesionan lo que proporciona una importancia a los problemas provocando sufrimiento, por lo que es preciso ser ecuánimes para superar la aversión y los apegos, aportando un estabilidad emocional y así comprender, discernir y descubrir que el sufrimiento es creado por uno mismo, por lo tanto la mente serena y ecuánime abre la ruta hacia la verdad.

Por lo que la inteligencia espiritual nos da la capacidad de ser felices desde adentro de nuestro Ser, ya previamente comentada, otorgándome la oportunidad de accionar con ética y evolucionando la consciencia y así, entender la pedagogía del amor universal, que me brinda la luz de diferenciar el placer de la verdadera felicidad.
Lo que me hace recordar, de un sinnúmero de momentos que el ego me hizo sufrir por mi ignorancia y mal entendidos de la mente, provocando placeres de la carne y de la razón, por lo que hoy en día gracias a la ecuanimidad, no reacciono a esos placeres del pasado, que me incitaron a la ira, rencores, celos y miedos, envenenando mi vida, y digo mi vida porque al observar mi interior, me doy cuenta de la liberación de mis frustraciones por medio del discernimiento, que realmente ha traído a mi interior paz.
No puedo asegurar, que he adquirido una consciencia de lo no-dual en mi vida, pero estoy consciente de lo que estoy viviendo en mi interior y los resultados con mis pensamiento, palabras y acciones, los cuales no son provocados por mi mente, siendo estos situaciones que no se pueden explicar de una manera verbal, pero puedo asegurar que soy otra persona desde que inicie el proceso de aprendizaje en la maestría, como en el doctorado en educación holista.
“De todo esto estoy consciente del concepto de maya, de que el mundo que vemos es maya, no por que sea ilusorio, o de que no exista, el mundo no es ilusorio, lo que es ilusorio es la manera dualista en que lo vemos y creer que ese dualismo es real” (Ramón Gallegos, 2010c, Pág. 34).
Por tal motivo mediante el ojo del espíritu, permite el correcto entendimiento que libera las falsas percepciones de nuestra vida cotidiana, tanto en lo personal como en lo profesional, dándole un enfoque diferente al paradigma mecanicista, ya que la espiritualidad es la mega tendencia para este nuevo siglo, entendida con el ojo holista que adquiere significado en la integración y comprensión de la totalidad.
Del paradigma holista, surge el conocimiento liberador en base de la sabiduría y el discernimiento, eliminando los pensamientos que alimentan a los problemas, proveyendo de claridad y certidumbre, con lo que despierta la espiritualidad eliminando las creencias de la separatividad de la idea que somos organismo cuerpo-mente, para ello, es pertinente aprender a Ser, que es el despertar de la consciencia restando las creencias, liberándonos de los condicionamientos, de las sobre imposiciones y todo lo falso e ilusorio, que es la causa del sufrimiento.
Sufrimos por las mismas creencias de que se ha perdido la felicidad, pero paradójicamente la felicidad nunca se ha perdido, siempre a estado presente en nuestro Ser interior que es nuestra verdadera naturaleza, “ser-consciencia-felicidad”, dado que el Ser, la consciencia y la felicidad son lo mismo, el cual no la vemos por la ignorancia, ya que hay dos realidades: una realidad aparente, que es vista con el ojo de la carne y de la mente y una realidad fundamental, que es vista con el ojo del espíritu.
Por lo tal, la ignorancia del condicionamiento del ojo del cuerpo y de la mente, es eliminada mediante el conocimiento directo de la práctica de la espiritualidad, dando como fruto la “consciencia en sí” sin relación a objetos para ser felices en el estado de vigilia, lo que permite conocer mas allá del ego, que es una apariencia de la “consciencia de”, ya que el ego requiere de esfuerzo, de tiempo y de espacio, con el cual no se puede liberar el sufrimiento, dado que el ego se alimenta del sufrimiento.
La consciencia en sí, permite entender que la meditación es una herramienta esencial en el encuentro de la felicidad, la cual no requiere de esfuerzo, sino dejarla fluir natural que permite la atención plena, significando:
“observar sin evaluar, sin juzgar, sin reaccionar emocionalmente, sin interpretar intelectualmente, es observar profundo desde la posición de testigo que permita conocer directamente la naturaleza de la realidad” (Ramón Gallegos, 2010c, Pág. 74).
El observar de una manera ecuánime, nos lleva al conocimiento verdadero de nuestro Ser, permaneciendo como observadores transpersonales sin involucrarnos emocionalmente, aceptando la vida tal y como es, entendiendo que toda acción de nuestra vida es perfecta, practicando los valores universales, liberándonos del esfuerzo y deseos ansiosos de las cosas materiales.
En mi estado de vigilia, el ser observador ecuánime me ha permitido de una manera consciente, liberarme de cargas del pasado que me provocaban tristeza, así de no preocuparme por el futuro liberándome de la ansiedad y del estrés, confortándome con el presente, reconociendo que la felicidad está en mi y no en el exterior de mi Ser, por lo que entiendo que sólo existe la consciencia, que es ver la totalidad como espiritualidad, donde surge la felicidad porque el sufrimiento son pensamientos inútiles, ya que la verdadera felicidad es sin objeto, y sin causa.
De lo anterior, la autoindagación me permite conocer mi verdadera identidad, deduciendo el procedimiento del conocimiento, entendimiento y el discernimiento, reconociendo la no dualidad que es mi verdadera naturaleza transpersonal cuya esencia es la felicidad innegable que se traduce en el amor, otorgándome la armonía entre lo material, lo emocional, lo intelectual y lo espiritual.
De todo esto, es muy interesante darse cuenta que la consciencia original no evoluciona en lo noúmeno, porque la consciencia es la unidad, es el absoluto, pero en lo fenómeno la evolución de la consciencia se lleva a cabo en la dualidad, hasta alcanzar la felicidad, envuelta sin motivo ni objeto, transcendiendo al último entendimiento, “yo soy eso”, ser-conciencia-felicidad.

Mi experiencia en el Doctorado de Educación Holista
Plasmar mi experiencia en el doctorado de educación holista, es redactar el entendimiento de mi consciencia, con los conocimientos de los ojos del cuerpo, la mente y el espíritu, logrado mediante la observación y las vivencias en estos dos y medio año, lo cual ya he manifestado en este ensayo, por lo que me gustaría concluirlo de la siguiente manera:
• El estar consciente y percibir el apoyo de mi querida Sangha, de la cual me ha llenado de compasión y cooperación en el caminar por el paradigma holista, lo que me permitió mediante la sabiduría de la filosofía perenne, enfrentar mis miedos y darle dirección al encuentro con mi felicidad verdadera, al estar presente conmigo mismo, eliminando la ignorancia de mis creencias.
• Darme cuenta de las ilusiones que me impone la sociedad, y al observar mi verdadera consciencia, me he permitido contemplar en mi interior la luz que ilumina la verdad en la relación con mis seres queridos.
• Disfrutar mi presente, dejando atrás el pasado y no preocuparme por el futuro, por lo que la educación holista me permitió vivir la sensibilidad de un bello amanecer, como el canto de un pájaro y la sonrisa de mis hijos.
• Estar en armonía con el cuerpo, la mente y el espíritu, al vivir la experiencia de la meditación y disfrutar la totalidad y escuchando con el corazón.
• Ser responsable de mi felicidad, porque es mi elección y no de los demás, ya que nadie puede quitarme lo que por esencia se encuentra en mí Ser.
• Visualizar integralmente el conocimiento, mediante los ojos del cuerpo, la mente y el espíritu, lo que me ha permitió desarrollar mi proyecto de investigación en el doctorado en educación holista, al proponer un modelo de comunidades de aprendizaje empresarial con una visión holista.
• Y por último, ha sido el resultado de un suma de usanzas que me han aportado grandes satisfacciones y en ocasiones momentos de ansiedad y desespero, con los cuales me han formado como ser humano con una visión que nunca imaginé, ya que al transcurrir en el doctorado en educación holista, me ha llevado más allá del entendimiento intelectual, que es el entendimiento de mí mismo, esa fuerza que ovaciona en mi interior, que me motiva para ver la totalidad como la unidad, armonizando mi vida profesional y personal que le da sentido al presente.

Bibliografía
- Gallegos, N. R. (2010). En Unidad con el Ser: Inteligencia Espiritual I. Fundación Internacional para la Educación Holista.
- Gallegos, N. R. (2010b). La Conciencia Iluminada: Inteligencia Espiritual II. Fundación Internacional para la Educación Holista.
- Gallegos, N. R. (2010c). EL Néctar de la Felicidad: Inteligencia Espiritual III. Fundación Internacional para la Educación Holista.


Fundación Internacional para la Educación Holista
Doctorado en Educación Holista

Inteligencia Espiritual: Escuchando a Ramón Gallegos


www.ramongallegos.com