Los medios de comunicación más influyentes de occidente han presentado los conflictos del medio oriente como una rebelión de ciudadanos democráticos contra un gobierno dictatorial y es esta sigue siendo lña justificación mediática

Por: Andres Fernando Orozco Macias

 Los medios de comunicación más influyentes de occidente han presentado los conflictos del medio oriente como una rebelión de ciudadanos democráticos contra un gobierno dictatorial y es esta justificación mediática la que ha argumentado ante los ojos de los televidentes la invasión a los países del oriente medio, para encubrir los verdaderos intereses comerciales de Norteamérica.
La justificación mediática para la invasión ha sido el “terrorismo” contra las poblaciones “democráticas” del medio oriente, satanizando a los gobernantes y presentándose como la solución político-militar, pero la realidad desde la invasión de Irak en el 2003 a la invasión de Irán en Enero de 2012 parece ser no otra diferente a la de un terrorismo organizado.

George Bush, en un discurso ante Las Naciones Unidas el 29 de enero de 2002 anuncio el llamado eje del mal para referirse a los regímenes que apoyaban, según él, el terrorismo y que sin duda alguna hacían parte de los países de medio oriente con mayor riqueza petrolera y recursos naturales. En uno de esos mismos discursos el ex - presidente Norteamericano argumento que no permitiría que el terrorismo lograra su objetivo: “que la gente no compre y haga negocios.”
En el año 2003 acuso a Irak de tener nexos con Al-Qaeda y que de igual manera colaboraba con el terrorismo, acusándolo de fabricar armas nucleares y biológicas de destrucción masiva, convirtiéndose en una amenaza para los ciudadanos occidentales. Después de 2 años de ocupación de las tropas norteamericanas en Irak no pudieron encontrar nada de lo anunciado por el gobierno norteamericano y emitido con dura crudeza por los medios de comunicación norteamericanos y sus aliados mediáticos; posteriormente después de sometida y controlado el territorio iraquí George Bush denomino a L. Paul Bremer como administrador de Irak, después de invadida, saqueada y controlada.
Parece que el turno ahora es para Irán donde se tiene como justificación lo mismo: Patrocinar el terrorismo y la planeación de la construcción de armas nucleares, con esta justificación Norteamérica prepara otra guerra en el medio Oriente.
La intención de Israel es tener por medio de tropas norteamericanas y sus aliados la administración de todo el territorio iraní para así impedir supuestamente la construcción de la gran arma nuclear planeada por Irán contra Israel, pero que sin duda siguen siendo la justificación primaria para poder administrar el territorio Iraní y sus recursos. Mientras tanto en Siria los medios de comunicación llaman revolución a unas fuerzas paramilitares patrocinadas por el estado norteamericano que atentan contra el gobierno actual sirio y que sin duda Norteamérica lo llama revolución popular y democrática, cuando en realidad constituyen la misma estrategia militar para la invasión.
La propaganda mediática Israelita tanto en los medios de comunicación en América-latina y Norteamérica (CNN, FOX NEWS, NTN24 Etc.) constituye una poderosa arma de trastorno conceptual sobre la realidad Iraní.
¿A que llaman revolución y a que llaman terrorismo? Llaman terrorismo a la defensa natural de los estados del Medio Oriente ante la invasión norteamericana y construyen revoluciones democráticas ante todo oportunismo de pequeños grupos civiles que seden al proceso de globalización del mercado totalitario de Norteamérica.
Estos medios de comunicaciones de gran influencia en los pueblos occidentales se hicieron dueños del diccionario y sus definiciones, convenciendo a los ciudadanos que hay libertad de expresión, de información y de comunicación. Estas grandes corporaciones son dueñas de los miles de dólares de las pautas emitidas en los horarios familiares de la transmisión televisiva. Definir los acontecimientos mundiales a favor de la globalización y el mercado financiero, definir a los personajes ocultando la otra cara del conflicto que no es más que la desobediencia, la resistencia de someterse al proceso de globalización y explotación mercantil del capitalismo vigente.
Estos medios sin duda generan una división entre los públicos, entre aquellos que creen escuchar y ver la realidad objetiva, fruto de un trabajo profesional mientras los marginados del conflicto negados a opinar, permitiéndose pues poner etiquetas de terroristas a quien más le convenga para el dominio tanto de esas masas como de sus medios y espacios productivos, dando en Televisión, radio y prensa un justificación pseudo-etico para la invasión de los pueblos.

Andres Fernando Orozco Macias


 Andres Fernando orozco Macias
Historiador - Universidad Nacional de Colombia