Una de las características más importantes de la geografía de Grecia son definitivamente sus islas, además de ser parte esencial de la tradición y cultura del mundo helénico.

Por: Iñaki Herrero

En total, 6.000 islas e islotes conforman la tierra soberana Griega, las cuales se encuentran distribuidas en los mares Jónico y Egeo, sólo 227 de estas islas están pobladas, algo realmente único en territorio europeo.


Las islas griegas tienen una longitud de 7.500 kilómetros que corresponden al total de 16.000 de la costa de Grecia, lo que sin duda brinda una amplia diversidad de morfologías, como bahías y calas, cuevas costeras, playas con dunas de arena, bahías y calas, playas de cantos rodados, solo por mencionar algunas.



Isla de Antiparos


Viajar a las Islas Griegas es toda una experiencia ya que gran parte de ellas han sido premiadas con la bandera azul del Programa Europa, como es el caso de la Isla de Antiparos, ya que proporcionan deportes acuáticos como el buceo, el snorkeling, la natación, la vela, el esquí acuático, el windsurf, entre otros.


En vista de que algunas de las civilizaciones más antiguas de Europa se desarrollaron en islas griegas como la Minoica y las Cícladas, cuentan con yacimientos arqueológicos increíbles además de un patrimonio de tipo arquitectónico característico, y las diversas tradiciones de una cultura que trae consigo siglos de historia y antigüedad.


Como es de esperarse, las islas griegas son un gran atractivo turístico, esto queda reflejado en el porcentaje que se llevan de las unidades hoteleras del país que equivale al 58,5%, como si este dato no fuera suficiente, el 62,6 % de las camas de hotel están situadas en las islas griegas.


Con esta información, el clima perfecto, aguas tranquilas y cortas distancias entre costas y puertos, han hecho que viajar a las islas griegas sea un atractivo único y popular para los extranjeros y los propios locales, a continuación, algunas de las islas más recomendadas si planeas pasar tus vacaciones en esta paradisíaca parte del continente europeo:


En el mar jónico, tenemos a Zákinthos, la cual es la tercera más grande de este mar y que resalta por su exuberante vegetación, puertos pintorescos y su gran cantidad de cuevas marítimas.


Para los amantes de la historia, la Isla Kefalonia llenará todas sus expectativas, ya que en su parte norte está ubicada la mítica playa Ítaca donde queda ubicado el Odiseo, lugar donde de acuerdo a la historia vivió el gran héroe helénico Ulises.


Un híbrido entre monasterios y playas de ensueño puede encontrarse en la Isla Palaikastrika, la cual resulta ser una combinación única y fascinante. Es posible acceder a la isla y conocerla tomando un crucero.


La más pequeña de las Islas Jónicas se llama Paxos, una isla realmente encantadora, llena de huertos donde se cultiva el olivo y viñedos donde se producen algunos de los más exquisitos vinos de esta parte del mundo.

Por último, para aquellos que buscan tranquilidad y sosiego, una de las Islas Griegas a visitar es definitivamente Antipaxos, una isla de tan solo 5 kilómetros cuadrados donde residen unos cuantos cientos de habitantes. En esta isla está la hermosa Playa Vrika, considerada como una de las playas de obligatoria visita al viajar a las Islas Griegas.