Así llamo Carl Linneo, a la bebida que se prepara con el “cacao”. Tanto la bebida como los dulces de chocolate, ha sido degustados por el paladar de los salvadoreños y miles de personas en diferentes latitudes del planeta.
En tiempos de la colonia se cultivaba en nuestro país (El Salvador); era por cierto el único cultivo agrícola de importancia de la época; sin embargo, en los últimos años prácticamente su cultivo ha desaparecido.

El cacao contiene aproximadamente un 20% de proteínas; 40% de hidratos de carbono y 40% de grasas. Otros dicen que su composición es: manteca 45 a 49%; fécula 14 a 18%; azúcar 0.6%; materia colorante 3.5%; proteína 13 a 18%; theobromina 1.2 a 1.5%; agua 5.6 a 6.3%.

Se considera un poderoso sostén de las fuerzas orgánicas debido a un principio azoado que en él se encuentra presente, como lo es la Theobromina. Sin querer entrar en detalle sobre otras características, quiero compartir con los lectores, que las investigaciones científicas realizadas demuestran que el chocolate origina un estímulo cerebral mayor que el de un apasionado beso. Se realizó un estudio en un grupo de voluntarios, a quienes se les colocó electrodos en el cuero cabelludo y monitores cardíacos; de esa manera se observó la reacción del cerebro y los latidos del corazón en varias parejas, mientras derretían pequeños trozos de chocolate en sus bocas; y posteriormente, cuando se besaban. La excitación provocada por el chocolate hasta cuatro veces mayor que el de un beso apasionado. El responsable del estudio explica que se sabía que las sustancias presentes en el chocolate tienen un efecto sicoactivo, pero que con las investigaciones se permitió descubrir que el secreto para una mayor excitación es permitir que el chocolate se derrita en la boca.

El chocolate es un excelente diurético; pero también, remedio para la irritabilidad, la tristeza y la ansiedad; ello, debido a que contiene theobromina, cafeína, y teofilina; las cuales son bases xánticas que ejercen un estímulo a diversas funciones orgánicas, inclusive al sistema nervioso y la circulación. Se considera además, que el chocolate es un excelente antioxidante debido a los oligoelementos como el calcio y el potasio que en él se encuentran presentes.

Obviamente que las propiedades descritas anteriormente, no implica que todas las personas puedan o deban usar el chocolate; es más, conocedores del tema son de la opinión que para personas declaradas como hiperactivas no es recomendable su consumo.
Lic. Jaime Noé Villalta Umaña
Prof. y Abg.