Nuestro país es un referente dentro del mundo del arte. Por eso los museos españoles se convierten en un espacio donde la cultura nacional puede verse y disfrutarse por todos, desde los especialistas al público en general

Por: Sandra Martínez

Muchos son los que piensan que un museo no ofrece alicientes, y que sumergirse en la magia de sus paredes, contemplar sus cuadros y objetos de valor y maravillarse con las esculturas expuestas no es lo que se entiende como fin de semana apasionante. Pero la verdad es que están equivocados, y no poco. En efecto, nuestro país puede vanagloriarse de tener un montón de buenos centros culturales donde se puede admirar el buen hacer de pintores y escultores, y donde vamos a encontrar el alma de lo que verdaderamente significa la palabra arte.
Por eso creemos que dedicar un fin de semana a recorrer las salas de un museo es la mejor manera de sentir dentro de nosotros ese cosquilleo, agradable cosquilleo, que nos indica que nos hallamos ante la mejor manera de expresarse que tiene el ser humano. Y para ello nada mejor que recurrir a una guía de profesionales del tipo de la que te dejamos enlazada al final del artículo, echar un vistazo a los centros museísticos de una ciudad determinada y programar una visita, bien solo, bien acompañado. El caso es disfrutar de la belleza de la cultura y olvidar por un momento la fealdad de la crisis.
Puede ser un museo temático, como por ejemplo del ferrocarril, del automóvil o de la fabricación de objetos de cristal. Puede ser relativo a la porcelana, a los usos y costumbres de la gente, a la tradición o a la etnografía. Puede estar dedicado a un pintor en particular o contener cuadros de varios artistas. Pero está claro que en todos ellos vamos a disfrutar, porque al hacer la visita por nuestra cuenta podremos ir a los sitios que queremos contemplar y quedarnos sobrecogidos ante un cuadro excelente, una escultura que parece vivir o un objeto de la tradición más nuestra.
Así que ya lo sabes, busca tu museo gracias al enlace que te hemos facilitado, programa tu visita con antelación, reserva tus entradas por si hay alguna exposición temporal que te gustaría ver, elige bien el grupo con el que vas a viajar, encuentra un restaurante para hacer un alto en el camino y poder degustar una buena comida... Y dedícate a disfrutar. Ya tendrás tiempo otro fin de semana de quedarte en casa para intentar ahorrar algo de dinero. Se trata de que vivas, de que recargues las baterías y de que entres en contacto con esa parte tan sensible y especial del ser humano que se llama arte, tan sencillo como eso.

telefonoempresas.es