La Flexibilidad de las Leyes. ¿Ojo por Ojo Diente por Diente?

Ser con violencia que se resolver el problema delincuencial?

Luther King, deca que la violencia crea ms problemas sociales que los que resuelve. Ahora bien, peor an, s el Estado la institucionaliza, con el objetivo de reprimir. Las consideraciones planteadas en este artculo, nos deben permitir reflexionar. Son las leyes flexibles? Es la penologa la solucin?

El Estado por mandato constitucional est en la obligacin de garantizar la seguridad de los habitantes de la repblica; sin embargo, los ndices delincuenciales no disminuyen. Cul es la respuesta del Estado? Crear la Ley de Proscripcin de Maras, Pandillas, Agrupaciones, Asociaciones y Organizaciones de Naturaleza Criminal. Comentando dicho cuerpo legal, un cibernauta dijo: es claro que los delincuentes violan nuestros derechos al trabajo, a la libertad, a la seguridad, y principalmente a la vida. La ley no se vuelve efectiva si no hacemos que su espritu sea vlido. Destaco lo ltimo; sin aplicacin, no hay validez.

Los medios de comunicacin social sin as quererlo y utilizando razonamientos equivocados tratan de influir en la poblacin para que piense que todo es culpa de la ley. Estamos iniciando la segunda dcada del tercer milenio y no encuentro peor aberracin jurdica que aseverar: las leyes son flexibles; y por tanto, hay que endurecerlas. El caso es que si culpamos a la ley, estamos dando por aceptado que los legisladores son incompetentes; pero adems, que en El Salvador no hay una poltica criminal (prevencin reprensin).

Durante muchos siglos ha quedado demostrado que las penas no son la solucin. Los que abogan por aumentar el lmite de la pena de prisin, por las penas perpetuas, infamantes e incluso por la pena de muerte, desconocen el pasado. No se puede construir el futuro si olvidamos el pasado.

Para que el lector tenga una idea comparto algunos apuntes histricos relacionados con las penas. A travs de la historia, las civilizaciones han reaccionado frente al crimen de muy singulares formas. En ese sentido, hasta el siglo XIX, se conceba a la pena como un castigo, por ello Francis Lieber (1834), defina a la penologa como la rama de la ciencia criminal que se ocupaba del castigo del delincuente. Las penas variaban de una cultura a otra; por ejemplo para los chinos el destierro temporal y perpetuo, la muerte y la tortura. Los indos pena de muerte, tormentos, destierro y mutilacin, es tal que el Cdigo de Hammurab, prescribi entre otras, las penas de muerte por medio del fuego y del agua. En Israel, el azote pblico, lapidacin, etc. Los espartanos pusieron en prctica penas que revestan tal crueldad, que muchos decidan suicidarse antes que vivirlas, por ejemplo la infamia, paseo sin ropas, heridas, tatuajes con fuego, torturas, coronamiento. sta ltima provocaba el suicidio, pues los condenados a tal pena; preferan optar por l, antes que padecer tan grande infamia.

Los romanos incluan entre sus penas, la de muerte; la cual se suaviz con el trabajo en las minas, el destierro y los azotes. Sin embargo eran tan fuertes los tormentos a los que eran sometidos por medio de los golpes, que la mayora mora al recibirlos. La Ley de las Doce Tablas, institucionaliz los crmenes y la punicin, imponiendo penalidades atroces, como por ejemplo el lanzamiento al agua con la cabeza envuelta y metida dentro de un cuero.
Los hebreos castigaban a las mujeres adlteras a morir lapidadas, en fin muchos otros ejemplos se pueden citar.

Las consideraciones histricas deben hacernos reflexionar, pues no podemos ni debemos institucionalizar la violencia ni la venganza en manos del Estado. Cierto es que los crmenes aterran y conmueven. Las vctimas ven en las penas la oportunidad de venganza. Como hace miles de aos se practicaba: ojo por ojo y diente por diente.

Lamentablemente la historia ha demostrado otra verdad: la ley muerde al descalzo. Ello significa que las personas de los estratos ms humildes, que no tienen como pagar servicios profesionales, resultan recibiendo todo el peso de las penas; pero aquellos que ostentan cargos pblicos como funcionarios de eleccin popular directa o indirecta, pueden defraudar a la economa pblica y jams son llevados ante los tribunales. El lector sabe que vivimos en el pas de la gente honrada, pues no hay funcionarios corruptos. Bueno, lo nico que se oye son los comentarios populares, pero no olvide: Nadie puede ser declarado culpable sin antes haber sido odo y vencido en juicio con arreglo a las leyes.

Esto ltimo implica que existen procedimientos legales que se deben respetar; es un derecho que le asiste a todo aquel sobre el que pesa la imputacin de un delito (el debido proceso). No podemos volver a ese pasado de luto de los aos de guerra en que la gente acusaba alguien de ser guerrillero e inmediatamente le llegaba a sacar de su casa para torturarlo y luego segarle la vida.

Los titulares sensacionalistas de los medios publicitarios de comunicacin dicen por ejemplo: juez deja en libertad a secuestradores. Otra aberracin popular en El Salvador. Los jueces fallan de acuerdo con los indicios o pruebas segn sea el caso que le sean presentadas; adems existen los recursos de ley para reclamar cuando se dictan resoluciones judiciales que causan agravios. En atencin a lo anterior, alguien coment la Ley de Proscripcin de Maras, Pandillas, Agrupaciones, Asociaciones y Organizaciones de Naturaleza Criminal, de la siguiente manera: esperamos que cese un poco la violencia con esta ley y que los jueces no la hagan pedazos y dejen salir a esos malacates.

Es responsabilidad de la Fiscala General de la Repblica, quien tiene el monopolio de la acusacin investigar el delito; pero, que demuestra la realidad? Los Fiscales se presentan a las audiencias sin haber estudiado el caso, pues a ltima hora les comunican que tienen audiencia. Llegan al tribunal leen el expediente sin ninguna preparacin. Cmo probar o demostrar? El caso es toda una teora cientfica. La falta de personal permite que haya una sobresaturacin de trabajo para los fiscales.

Por otra parte, en El Salvador no existe una Investigacin Cientfica del Delito. Ni la Fiscala, ni la Polica Nacional Civil se encargan de hacer las investigaciones tcnicas y cientficas. No hay criminlogos, ni criminalistas. Qu podemos esperar con tantas deficiencias y limitaciones?

La prudencia es necesaria, el verter declaraciones irresponsables a travs de los medios de comunicacin social es un atentado contra su funcin principal: decir al pueblo la verdad. El desconocimiento de lo que se dice y la falta de prudencia contribuyen con el adormecimiento de las masas. La tesis que sostiene que las leyes son flexibles y los jueces cmplices de la delincuencia son aberraciones jurdicas.

No olvidemos que la delincuencia se combate de una forma diferente; jams las penas han sido la solucin. Adems, el artculo 27 de la Constitucin establece con toda claridad cul es el fin de aqullas; por lo que cito textualmente parte de ese precepto: corregir a los delincuentes, educarlos y formarles hbitos de trabajo, procurando su readaptacin y la prevencin de los delitos. No es venganza, ni castigo; por tanto, jams debemos permitir que el Estado institucionalice la violencia para reprimir. La Polica Nacional Civil, sigue siendo por hoy, la institucin que ms violenta los Derechos Humanos. Max Stirner, dijo: El Estado llama ley a su propia violencia, y crimen a la del individuo.

Los legisladores deben instruirse para no promulgar leyes incongruentes e inaplicables. Se debe fortalecer a la Fiscala General de la Repblica con ms personal; potencializar  la investigacin cientfica del delito; pero adems, establecer con claridad las estrategias de poltica criminal. De esa manera, evitaremos que los que delinquen estn gozando de libertad.

Por otra parte; no olvidemos jams, que los salvadoreos somos un pueblo de trabajadores. Miles de compatriotas migran en busca de mejores oportunidades; y en palabras del actual presidente (2009 2014), que cito de manera textual: La riqueza humana del pas est dispuesta, slo falta un gobierno sensible y patriota que la haga crecer; sin embargo, soy testigo de lo vano de sus palabras, pues las condiciones sociales y econmicas no han cambiado para el pas; lejos de eso, han empeorado.

Los ndices de pobreza son alarmantes, ms de la mitad de la poblacin percibe menos de un dlar diario. Ello significa que la pobreza sigue siendo un mal social de difcil solucin. No hay empleo. El desempleo en El Salvador constituye uno de los graves problemas sociales que afectan el desarrollo y crecimiento econmico. La pobreza tiene sus races en diversas causas, entre ellas la falta de superacin personal, es decir cuan apta est una persona para insertarse en el mercado laboral. Aunado a lo anterior tenemos la falta de oportunidades, pues la demanda sobrepasa la oferta; y otros muchos factores. La falta de valores; la desintegracin familiar por distintas causas; la corrupcin estatal y su correspondiente impunidad.

Lo anterior debe ser considerado como parte de la poltica criminal de Estado; especialmente, s se desea combatir un flagelo como el considerado en el presente artculo, me refiero a la delincuencia; sta debe  tratarse fundamentalmente, desde el rea preventiva.


La violencia es el ltimo recurso del incompetente, tal como lo asever, Isaac Asimov. La coercitividad del Derecho Penal, tiene que estar en consonancia con la realidad social; pero jams, le debe dar al Estado elementos que permitan institucionalizar la represin estatal.
Lic. Jaime No Villalta Umaa
Prof. y Abg.