Las acciones de publicidad directa impresa, como el mailing y el buzoneo, deben ser especialmente cuidadosas con el mensaje para que en pocos segundos, sea claramente visto y consiga el interés del receptor.

Por: David Guiu

Las acciones de publicidad directa impresa, como el mailing y el buzoneo -aunque también en prensa y vallas-, deben ser especialmente cuidadosas con el mensaje para que en pocos segundos, sea claramente visto y consiga el interés del receptor.

Por ello, una mala situación en el folleto del texto, un mensaje demasiado largo, una fotografía o diseño que "vampirice" el mensaje o una saturación de mensajes puede hacer que nuestra publicidad acabe rápidamente en la basura y que el receptor no preste al folleto la atención deseada.

Efectivamente, estamos hablando de que en un simple vistazo, que puede representar unos dos o tres segundos de tiempo, debemos de captar la atención del receptor que, si ve claramente el mensaje y le supone un beneficio -ya que se encuentra dentro del target group de la empresa y oferta anunciada-, proseguirá consultando el folleto. Obviamente si no es así, no estaremos optimizando las posibilidades de éxito.

Por poner un ejemplo sencillo, y centrándonos en la ya inminente época navideña, un folleto que tendrá más posibilidades de éxito es aquel que dijera "50% de descuento en regalos de Navidad para compras antes del 10 de diciembre" + un logo de la empresa anunciante y en su reverso se encontrarán diferentes imágenes de algunos productos con sus precios.

Por contra, estará claramente destinado a no tener éxito aquel folleto que en una sola cara incluyera toda esta información, más un mapa de como llegar al negocio, más un teléfono grande de contacto (gran manía de muchos anunciantes ¿porqué?), algún texto más y, en definitiva fuera un folleto sobresaturado en el que no pudiéramos ver claramente el claim y beneficio de la publicidad realizada.

Si además el folleto publicitario tiene una forma que se relacione con la empresa u oferta publicitaria, y no el clásico folleto rectangular, mucho mejor. Nuevamente y a modo de ejemplo imaginemos un ejemplar de un folleto con la forma de una casa o unas llaves para un producto inmobiliario.

De esta forma, mi consejo tras años de experiencia en el sector y en publicidad directa es tener especial atención en combinar en publicidad directa impresa un mensaje claro, grande y que se lea "sin quererse" en menos de dos segundos y que el folleto se diseñe con una forma relacionada a la oferta. El primer paso, la atención, estará conseguido y la probabilidad de éxito de la publicidad impresa se multiplicará por muchos enteros.


David Guiu, Dtor. de www.PublicidadyMarketingWeb.com, website dedicado a Marketing y Publicidad en la que se trata la parte más y menos seria de la publicidad y el marketing, empresas de publicidad, empresas de marketing, entrevistas, notas de prensa, videos...