La disfunción eréctil se define como la incapacidad reiterada o continua para lograr y mantener una erección suficiente que permita completar una relación sexual satisfactoria.

Por: Francisco García

La disfunción eréctil se define como la incapacidad reiterada o continua para lograr y mantener una erección suficiente que permita completar una relación sexual satisfactoria. Aunque se trata de un proceso que no amenaza la vida, sí afecta profundamente la calidad de vida de los hombres y parejas que lo sufren.
Existen muchas causas que pueden ser sinónimo de arranque para comenzar a sufrir los problemas de la disfunción eréctil. Tabaquismo, ingesta excesiva de alcohol, alcoholismo, diabetes, índices de colesterol o de triglicérido elevados, reacción ante tratamiento con determinados medicamentos, hipertensión, enfermedades neurodegenerativas o insuficiencia renal pueden ser algunos de los motivos.
Para luchar contra ello también existen múltiples soluciones en forma de tratamientos contra la impotencia que nos proporcionan diversos resultados y ofreciéndonos diferentes posibilidades debido a sus diferentes tipos de funcionamiento.
Hoy en día se emplean principalmente medicamentos fármacos orales en el tratamiento de la disfunción eréctil. Para el correcto funcionamiento de estos fármacos se precisa de la existencia de un estímulo sexual para actúar directamente sobre el pene, aumentando la cantidad de sangre que recibe para facilitar así la erección. Otro tipo de ayuda son las inyecciones intrapeníanas, que consiste en en inyectar en el pene una sustancia vaso dilatadora para producir la erección. También se pueden llevar a cabo terapias psico-sexuales, en aquellos casos en los que el problema tenga un origen psicológico. Otro tipo de técnica es mediante el uso de de dispositivos de vació que se sitúan en el pene provocando un vació que hace que el pene se llene de sangre.

http://dejar-de-fumar-hoy.com