¡Qué mejor manera de conocer México a través de sus pueblos! México es un país rico en naturaleza, gastronomía, cultura e historia. Ofrece un turismo tanto relajado como de ambiente para disfrutar en familia, amigos y en pareja.

Por: Karla López

Este poblado se asienta sobre el altiplano central en el bello estado de San Luis Potosí. Rodeado por montañas, ofrece una de las vistas más privilegiadas del país.
Uno de los pueblos mágicos más destacados, Real de Catorce guarda un misticismo único, producto de la mezcla de su arquitectura y su maravilloso entorno natural.
El Túnel de Ogarrio, de unos 2 km de largo, es el acceso a este pueblo. Fue construido durante el Porfiriato para facilitar la entrada de minerales que se dirigían hacia las haciendas.
Una de las construcciones más emblemáticas es la Capilla de Guadalupe, con una fachada estilo barroco y un arco de medio punto, que alberga en su interior un conjunto de pinturas murales.
Otra joya arquitectónica es el Templo de la Purísima Concepción, que data de 1793, con su portada neoclásica.
El Palenque, hecho de cantera rosa y en forma de anfiteatro romano, aloja el Centro Cultural de Real de Catorce, espacio cultural y de formación artística.
Los amantes de la naturaleza se deleitarán con los paisajes de este poblado. A poco más de una hora de distancia se encuentra el cerro del Quemado, lugar sagrado para los Huicholes y donde es posible practicar el senderismo, el montañismo y otras actividades.
Sin duda, visitar este destino mexicano será una experiencia inolvidable.


Sin duda, visitar este destino mexicano será una experiencia inolvidable.