La mayor parte de alimentos procesados contienen grandes cantidades de un ingrediente que puede estar ocasionando graves problemas a tu salud. Con sólo conocer algunas cifras podrás darte cuenta del riesgo que corres al consumirlo.

Por: Lucas Caraveo

Hoy en día aparecen más estudios y estadísticas que nos advierten de lo peligrosas que son las grasas trans artificiales y cómo es cada vez más común encontrarlas en grandes cantidades dentro de los alimentos procesados. Estas grasas trans artificiales son una de las sustancias que más daño provocan a nuestro organismo y sin embargo las consumimos arbitrariamente.
De hecho es tan grave su efecto que se han llegado a comparar con el consumo de cigarros. Si no eres de las personas que acostumbrar leer las etiquetas de los productos que compras en las tiendas de alimentos, temo decirte que entonces ni siquiera te das cuenta de las grandes cantidades de estas peligrosas grasas trans artificiales estás consumiendo a diario.
La gente puede llegar a confundirse con otro tipo de grasas trans, las que son naturales. Pero es difícil incluso para profesionales de la salud hallar una diferencia. Pero lo cierto es que las grasas trans naturales de ninguna manera son malas para tu cuerpo, al contrario pueden y, si las consumes correctamente, provocarán invaluables beneficios para tu salud.
Casi nadie se da cuenta de lo malas que pueden ser para nuestra salud las grasas trans artificiales. De hecho, hay estudios que demuestran que tan sólo 1.2 gramos de grasas trans artificiales ingeridas diariamente, son suficientes para representar un factor de riesgo para padecer enfermedades cardíacas o cáncer. Y para que tengas una idea clara, en la etiqueta de una porción de pastel de fruta, aparece como contenido total de grasas trans artificiales la escandalosa cantidad de 5 gramos.
Y dicha cantidad es poca si observamos el contenido de grasas trans en botanas procesadas, comida rápida y alimentos fritos: la espantosa cantidad de 20 a 30 gramos. Si recordamos que 1.2 gramos ya es un riesgo, imagina lo que harán 20 o 30 gramos diarios en tu cuerpo. Dicho esto, ya no es extraño que se comparen con el horrible vicio del cigarro.
Lo que es importante recalcar aquí es que si bien el vicio de fumar es malo, la mayor parte de la gente conoce los riesgos que están tomando al realizar esta acción y lo hacen bajo su propia responsabilidad. En cambio con las grasas trans artificiales no sucede lo mismo, pues si es poco probable que sepan las cantidades que están consumiendo, pues cuánto más estarán conscientes del daño que le están provocando a su salud.
Pero al parecer no todas son malas noticias. Ya hay algunos lugares en el mundo que están haciendo consciencia sobre este tema. Por ejemplo en Estados Unidos, en el estado de Nueva York ya hay una ley que obliga a todos los restaurantes, tiendas de comestibles, panaderías y otros establecimientos, a eliminar de sus alimentos las dañinas grasas trans artificiales. Incluso grandes cadenas de industrias alimenticias se están uniendo a esta iniciativa, por ejemplo Wendy’s, McDonalds, KFC y Taco Bell, ya están trabajando para cambiar los aceites en los que fríen sus comidas por unos que no contengan las dañinas grasas trans artificiales.
Independientemente de lo que estas empresas puedan hacer por nuestra salud, nadie cuidará mejor de tu salud que tú mismo. Así que si te da flojera leer las etiquetas en los productos, simplemente evita comprar productos procesados y así eliminarás la mayor parte de porcentaje de grasas trans artificiales en tu dieta.


Visita mi pagina para conocer más sobre el tema www.comotenerunabdomenmarcado.com/ejercicios-para-vientre-plano.html o bien www.comotenerunabdomenmarcado.com/porque-debes-quemar-grasa-abdoimnal.html