La situación político-económica que estamos viviendo está poniendo punto y final al buen funcionamiento del Sistema Público de Servicios Sociales, reduciéndolo a su mínima expresión.

Por: Eduarda Luján

Es ahora la sociedad la que tiene que hacer frente a lo que no hace mucho tiempo el estado le proporcionaba con sus impuestos. Los ciudadanos de hoy en día tienen que costearse esos servicios pero también tienen que seguir pagando el dinero los impuestos que estaban destinados a ese fin y ahora a otros fines, como es pago de deudas de las que no son responsables. Y lo peor de todo es que nadie les/nos ha consultado.

La dependencia también estás siendo privatizada, al mismo tiempo que no se cesa de pelear por un giro de 180 grados para volver al punto en el que se estaba hace menos de una década hay que afrontar el esfuerzo que suponen esas tareas que se han dejado de recibir, o bien el costo que supone el contratar a trabajadores de empresas privadas que se encarguen de ello.

La ayuda a domicilio supone la realización de trabajos que abarcan tareas diversas como de limpieza del hogar, la prestación de acompañamiento a los pacientes, la preparación de las distintas comidas diarias… Las empresas de limpieza son uno de los sectores que han comenzado a proporcionar servicios de ayuda a domicilio, anteriormente proporcionados por trabajadores sociales contratados por la administración y tradicionalmente relacionados con el cuidado de personas con discapacidad o de edad avanzada.

Más información en La ayuda a domicilio, nuevo servicio de las empresas del sector de la limpieza