Los problemas de la salud humana son un buen candidato para definir a la psicología, ya que nos permite distinguirla claramente de las demás. No existe ningún conflicto entre la psicología y las otras ciencias del cuerpo humano. Cada una tiene su lugar y su espacio. ciencias del cuerpo humano.

Por: Pepe G

 A alguien se le podría ocurrir decir que la psicología estudia los aspectos subjetivos del cuerpo humano, es decir, las emociones, los pensamientos, los valores, los prejuicios, etc. Pero esto tampoco nos sirve ya que la actividad subjetiva también influye y determina nuestros comportamientos económicos, de aprendizaje, culturales, de comunicación, etc. Piénsese sólo en la influencia de la subjetividad en las subidas y bajadas de las bolsas de valores, por ejemplo.

En este momento, cuando la confianza de mis alumnos en la definición tradicional de la psicología ya no se sostiene, alguien dice tímidamente: "la psicología estudia la patología humana", o algo parecido.
A costado, pero al fin alguien empieza a darse cuenta de la situación. ¿Qué le puede quedar a la psicología como objeto de estudio propio que no trate ninguna otra ciencia del cuerpo humano? ¿qué problemática fundamental del ser humano no abordan las otras ciencias del cuerpo humano? La respuesta en tan evidente y elemental que siempre me estremezco de vergüenza al tenerla que formular: la salud del ser humano. Algo tan importante y fundamental para nuestra existencia.

Los problemas de la salud humana son un buen candidato para definir a la psicología, ya que nos permite distinguirla claramente de las demás ciencias del cuerpo humano. Ahora bien, ¿no podríamos encontrar otro tema? Personalmente, no soy capaz de encontrar otro objeto de estudio, otro tema u problemática que sirva para distinguir a la psicología de las demás ciencias del cuerpo humano. Evidentemente, si alguien lo encuentra, debería revisar este planteamiento con mucho gusto. Quedo abierto a cualquier sugerencia en este sentido, puesto que es de suma importancia que los psicólogos lleguemos a definir con suficiente claridad y precisión el objeto de estudio de nuestra disciplina.

A falta de otros candidatos, podemos darnos cuenta que son, precisamente, los fenómenos relacionados con la salud humana los que definen el objeto de estudio de la psicología de un modo específico y distinguible de las demás ciencias del cuerpo humano. Ninguna otra ciencia del cuerpo humano se interesa, de modo prioritario, por la salud humana. La psicología es, por tanto, la ciencia que estudia la influencia del cuerpo humano sobre la salud humana. Claro está que esta definición, que aclara perfectamente lo que es la psicología, disgusta a muchos psicólogos, pero esto no cambia las cosas.

Ahora la psicología aparece en su lugar correcto (y distinguible) dentro del conjunto de las ciencias del cuerpo humano. No existe ningún conflicto entre la psicología y las otras ciencias del cuerpo humano. Cada una tiene su lugar y su espacio. Además, esto es lo que la gente de la calle espera de la psicología, es decir, que les ayude a resolver los graves problemas de salud que padecemos y en los que la medicina no alcanza a actuar.

 Guia Psicologia