Muchas personas tienen el perjuicio de que hacer terapia es sólo para locos. Sin embargo, quien siente la necesidad de modificar algunas cuestiones de su vida, y toma la necesidad de llevar a cabo una terapia psicológica, Muchas personas tienen el perjuicio de que hacer terapia es sólo para locos. Sin embargo, quien siente la necesidad de modificar algunas cuestiones de su vida, y toma la necesidad de llevar a cabo una terapia psicológica, encuentra que ha logrado hacerse de un nuevo espacio único y personal, donde el centro es uno mismo y sus circunstancias, situación que no suele repetirse muy a menudo en la vida diaria. Lograr vencer el prejuicio y decidirse a cambiar aquello que nos hace padecer es un enorme paso en pos de una vida mejor.
No importa donde se viva, hacer terapia en Las Palmas o en Madrid tiene resultados universales para todas las personas. En un primer momento el paciente tiende a deprimirse, no sólo por la enorme carga de angustia con la que llega a la consulta, sino porque comienza a darse cuenta de la naturaleza de sus problemas. Pero con el correr de las sesiones, esto cambia y el sujeto empieza a darse cuenta de que es posible modificar conductas o situaciones que lo hacen padecer. Es cierto que en muchos casos no es posible cambiar la realidad y el mundo que nos rodea, pero cambiando uno su forma de relacionarse, estaremos dando un gran avance hacia una mejor salud mental.
A menudo, al cambiar el paciente los esquemas con los que solía relacionarse con otras personas, también se puede percibir un cambio en la forma en que las personas se relacionan con él, generando un verdadero círculo virtuoso.
El darse cuenta de que hay algo que nos aqueja, que nos hace sufrir y que nos impide llegar a una felicidad plena es la primera medida que nos llevará hacia la concreción de relaciones más satisfactorias con quienes nos rodean, y a la realización total del potencial de ser feliz de cada uno de nosotros.

 Laura Rodriguez es licenciada en Psicología. Colaboradora del sitio http://www.hablaconpaula.com