Hoy en día, la biometría es una realidad, por lo que ya es posible contar con sistemas biométricos que validan la identidad de las personas con mucha eficacia.

Por: Kevin Pricer

Creamos que no necesitamos de llaves para entrar a nuestra casa u oficina y que nuestros dedos son la clave de entrada. Los controles modernos de acceso, nos posibilitan ingresar a todo tipo de lugares, sin tener que memorizar claves o contraseñas. Con estos nuevos sistemas sólo hay que colocar nuestro dedo pulgar o índice en una placa lectora, por unos segundos, y las puertas se abrirán ante nosotros.

Imaginemos que estamos a cargo de varios apartamentos, con un sistema de acceso por huellas digitales, no tendríamos que preocuparnos por la entrega o devolución de llaves. Cuando un arrendatario se muda sólo hay que actualizar una base de datos electrónica y todo queda listo. Al manejar un sistema de este tipo, se tiene control sobre los puntos de acceso y se le puede otorgar beneficios de ingreso a ciertas personas, o restringírselo a otras. Además, si se presenta algún problema en alguna entrada, se cuenta con métodos alternativos de respaldo.

Un reconocimiento de huellas digitales es considerado como uno de los mecanismos más seguros, para un control de acceso –una llave se puede extraviar, pero no una huella digital-. Por otro lado, estos sistemas sólo reconocen huellas digitales vivas, así que las huellas que han sido copiadas son rechazadas de forma automática. Además, cada vez que una persona abre una puerta, la fecha y la hora quedan registradas en la memoria del sistema, por lo que se puede monitorear a cada persona que haga uso de estos mecanismos. Esta función hace que este sistema sea ideal para oficinas, fábricas u organizaciones; que necesiten llevar un control de asistencia. Los sistemas automatizados de asistencia son métodos efectivos, para controlar el rendimiento de los trabajadores de cualquier negocio.

Los sistemas para control de acceso, que analizan huellas digitales, pueden ser conectados a varios dispositivos, para hacer uso de muchas más aplicaciones. De este modo, se puede acoplar un control de acceso a sistemas de cómputo, con el fin de establecer sistema de seguridad de mayor complejidad, con monitoreo de cámaras.

En su mayoría los aparatos modernos también pueden detectar cambios en los patrones de los dedos, lo que reduce las tasas de falsa aceptación y de falso rechazo. Es por esta razón que los sistemas biométricos son cada vez más potentes y ofrecen mejores resultados que otros sistema tradicionales.

La identidad de una persona puede ser establecida con el uso de la biometría. Los sistemas biométricos son, de esta forma, ideales para muchas agencias de control.