El sol produce rayos invisibles ultravioleta- A (UVA) y ultravioleta-B (UVB), que pueden dañar la piel.

Por: Luis Fdez

El exceso de sol suele provocar quemaduras solares, cambios en la textura de la piel, erupciones y cánceres cutáneos. Incluso en los días nublados, la radiación ultravioleta llega a la tierra y nos afecta.

Las quemaduras de sol y tu piel

Una quemadura solar es una condición que ocurre cuando la cantidad de exposición al sol u otra fuente de luz ultravioleta excede la capacidad del pigmento protector del cuerpo (melanina) para proteger la piel.

Los síntomas de las quemaduras solares incluyen dolor y enrojecimiento de la piel, sin embargo, estas quemaduras no siempre son visibles inmediatamente. En el momento en que la piel empieza a ponerse dolorosa y roja, el daño ya está hecho. En el caso de las quemaduras solares severas, pueden resultar en una piel hinchada y llena de ampollas. Las personas que están gravemente quemadas pueden desarrollar fiebre, escalofríos, y / o debilidad. En raras ocasiones, las personas con quemaduras de sol pueden entrar en shock.

Varios días después de haberse producido la quemadura, se pueden presentar signos de descamación, comezón y mucha sensibilidad. La susceptibilidad a las quemaduras solares se incrementa en personas con:

• Piel clara
• El cabello de color claro
• Ciertos medicamentos que aumentan la sensibilidad de la piel a las quemaduras solares, como los AINE (ibuprofeno y el naproxeno), las quinolonas, tetraciclinas, psoralenos, tiazidas, furosemida, la amiodarona y las fenotiazinas.

Tratamientos para las quemaduras solares

Para tratar o aliviar el malestar de la insolación o quemadura de sol:
• Aplique una compresa fría en el área afectada.
• Tome aspirina o acetaminofeno (Tylenol) inmediatamente después de la exposición al sol para aliviar el malestar y la inflamación.
• Aplique un gel refrescante o una pomada que contenga aloe vera en la zona quemada.
• Evite la exposición al sol hasta que se haya recuperado totalmente.

En caso de quemadura solar o insolación severa, consulte a su médico de inmediato.

Fotosensibilidad

La mayoría de las personas se queman si se exponen demasiado a la radiación ultravioleta, sin embargo, algunas personas se queman más fácilmente y desarrollan reacciones exageradas en la piel a la luz del sol. Esta condición se llama fotosensibilidad, popularmente conocida como una alergia al sol.

Las personas con fotosensibilidad tienen una respuesta inmunológica a la luz, más a menudo a la luz solar. La cantidad de exposición necesaria para causar una reacción varía de persona a persona y algunas se ven afectadas incluso por la iluminación interior fluorescente.

La fotosensibilidad se ha relacionado con:

• El contacto con productos químicos, fragancias o plantas
• Algunos medicamentos, incluyendo sulfonamidas, tetraciclinas y diuréticos tiazídicos, que se toman internamente
• Plantas como la hierba de San Juan
• Las enfermedades autoinmunes como el lupus eritematoso
• Porfiria, un trastorno metabólico que a veces es hereditario

Los síntomas de la fotosensibilidad

Los síntomas de la fotosensibilidad pueden incluir una erupción de color rosado o rojo en la piel con ampollas enrojecidas, aéreas escamosas, o manchas elevadas en las zonas expuestas directamente al sol, así como comezón y ardor . La erupción puede durar varios días. En algunas personas, la reacción a la luz solar disminuye gradualmente con exposiciones posteriores.

Tratamientos de la fotosensibilidad

Algunos tipos de fotosensibilidad pueden responder a tratamientos específicos como el beta-caroteno por vía oral, esteroides u otros medicamentos.

Erupción lumínica polimórfica

La erupción lumínica polimórfica (ELP) es una condición en la que se pueden desarrollar erupciones en la piel después de una exposición limitada al sol. Generalmente afecta a las mujeres entre las edades de 20 y 40 años, aunque también puede afectar a los niños y con menos frecuencia, a los hombres.

Los síntomas de la ELP

El término "polimórfica" se refiere al hecho de que la erupción puede tomar muchas formas. Un tipo común de la ELP se presenta como grupos de manchas rosadas o rojas con relieve en los brazos, las piernas y el pecho. A veces, la erupción tiene ampollas y manchas secas, rojas y de mayor tamaño. La erupción se acompaña de una sensación de ardor o picazón que puede durar varios días.

Tratamiento de la ELP

En casos severos, el médico puede recomendar esteroides orales para el tratamiento de la ELP. En ocasiones también se recomienda la hidroxicloroquina.

Consejos para el cuidado de la piel

Para proteger su piel del sol, tenga en cuenta estos consejos:

• Evite el sol en las horas pico, por lo general de 10 a.m. a 4 p.m.
• Vístase con sensatez. Use piezas encubridoras como camisas, pantalones, sombreros de ala ancha y gafas de sol.
• Evite tomar el sol deliberadamente, incluyendo las camas de bronceado.
• Use un protector solar con un factor de protección solar de al menos 30, incluso en días nublados.

Los protectores solares deben aplicarse 20 minutos antes de salir al aire libre. Los protectores solares resistentes al agua también deben volverse a aplicar cada dos horas, después de nadar o de una actividad intensa bajo el sol.

¿Cómo elegir un protector solar?

Para diferentes personas son apropiados diferentes filtros solares. Por ejemplo, para los niños menores de 6 meses de edad, la mejor opción es mantenerlos fuera del sol. Si la exposición al sol es inevitable, ponga un poco de protector solar con un FPS de al menos 30 en áreas pequeñas, como las mejillas y el dorso de las manos, siempre después de hacer una prueba para ver si el bebé es sensible al producto.

Las personas de piel oscura se benefician con un FPS de al menos 30. Los protectores solares con FPS superiores a 30 son apropiados para las personas que quieren reducir al mínimo su exposición al sol, especialmente aquellas que son de piel clara.

Aorende más sobre las quemaduras solares en nuestro sitio, insolacion.com.