Ésta es la historia del Limoncello di Angelino, un liquori italiani, elaborado por un italiano, con una auténtica receta casera procedente de la bella Italia, pero producido en un rincón de Castilla-La Mancha, concretamente en la nave 4 de la Calle Zacatena, número 2, del Polígono Industrial La Vega, de Torralba de Calatrava, en Ciudad Real.

Cierto día,

Por: Angelo Isipato

 Ésta es la historia del Limoncello di Angelino, un liquori italiani, elaborado por un italiano, con una auténtica receta casera procedente de la bella Italia, pero producido en un rincón de Castilla-La Mancha, concretamente en la nave 4 de la Calle Zacatena, número 2, del Polígono Industrial La Vega, de Torralba de Calatrava, en Ciudad Real.

Cierto día, Víctor Manuel Moreno y su socio Javier Sánchez, dos ciudadrealeños, conocieron en una playa de Gandía a Angelo Isipato, un italiano afincado en Valencia que venía elaborando artesanalmente un licor de limón, más conocido como limoncello, manteniendo la misma receta italiana de su abuela.

"Al probarlo, vimos que este licor, de limón y también de naranja, tenía mucha calidad como para empezar a elaborarlo en un fábrica y comercializarlo", comenta Víctor Manuel Moreno. "Así que le planteamos a Angelo la posibilidad de trasladarse a Ciudad Real para poner en marcha la producción de este licor. Él aceptó y así fue como empezamos a elaborarlo industrialmente".

Angelo Isipato no tenía ninguna marca registrada con esta casera y auténtica receta. De forma que, cuando Víctor Manuel Moreno y su socio Javier Sánchez le propusieron la idea, no se lo pensó dos veces y se vino a Ciudad Real a poner en marcha la fábrica de Limoncello di Angelino.

"Nunca pensé que la receta de mi abuela fuera a tener tanto éxito en el mercado", refiere Angelo Isipato. "Llevamos seis meses elaborando el licor a nivel industrial y estamos produciendo cerca de 50.000 botellas mensuales, aunque la fábrica está preparada para llegar a producir 24.000 al día, ya que nuestra planta embotelladora está dotada de las últimas tecnologías para la maceración de naranjas y limones, así como para el envasado automático de las botellas".

En poco tiempo, Limoncello di Angelino se está posicionando en el mercado con un producto 100% natural y sin colorantes. "El secreto de la receta es muy simple: se cogen los mejores limones y naranjas, y se les hace un tratamiento antiparasitario, aunque son limones que no han llegado a caer al suelo. Luego, se pelan y se ponen a macerar en una cuba de acero inoxidable durante un tiempo. Mientras tanto, y a parte, se elabora un jarabe de agua mineral natural y azúcar, al que posteriormente se le añade la corteza de limón. Finalmente, este jarabe se mezcla con alcohol y se embotella", explica Angelo Isipato.

Para avalar este proceso, la fábrica de Limoncello di Angelino tiene a sus espaldas un departamento de calidad que controla y supervisa todo el proceso de producción. "Tenemos trazabilidad de todo y, si surge alguna incidencia, sabemos perfectamente dónde se ha producido", asegura Víctor Manuel Moreno.

Actualmente, Limoncello y Arancello di Angelino se comercializa online, a través de su página web, aunque también se puede adquirir en diferentes establecimientos de Ciudad Real, Toledo y Alicante.

Kallejeo ya lo ha degustado, ¿a qué esperas tú? La mejor manera de apreciar su excelente sabor es tomarlo helado o con unos cubitos de hielo, con lo que se transforma en una bebida suave y agradable. ¡Te encantará