Arranca la Locura de Marzo conocida como March Madness, el torneo que enfrenta a las 68 mejores universidades de Estados Unidos en eliminatorias directas hasta la Final Four de Houston (2-4 de abril).

Por: Alexander Buchano

Arranca la Locura de Marzo conocida como March Madness, el torneo que enfrenta a las 68 mejores universidades de Estados Unidos en eliminatorias directas hasta la Final Four de Houston (2-4 de abril). Duke, el equipo más odiado por el resto del país, defiende título como uno de los cuatro cabezas de serie número uno. Ohio State (gran favorito), Kansas y Pittsburgh son los otros tres.

Una Mezcla de emoción drama y pasión abre las puertas a la locura que se desata a la llegada de la primavera en los Estados Unidos de América, cuando las selecciónes de básquetbol de las universidades del país vecino ingresan en el tramo final de la competencia anual mientras basquetbolistas de Puerto Rico, Argentina, República Dominicana, Panamá y Colombia tratan de llegar al título universitario.

La "locura de marzo" es uno de los principales espectáculos deportivos de Estados Unidos, donde los estudiantes muestran la pasión por su universidad.

El “gran baile” como también se conoce al período de cuatro semanas, donde los equipos universitarios se juegan en cada partido una final, para irse eliminando hasta llegar a la gran definición.

En el gran baile universitario comparten pista año tras año dos tipos de estrellas. Unas llamadas a brillar en la NBA, para las que este ciclo es sólo un peaje obligado. En este grupo destacan Jared Sullinger (Ohio State), Harrison Barnes (North­ Carolina) y Kemba Walker (Connecticut). Pero durante un mes, estos jóvenes talentos se ven eclipsados por otros cuya carrera profesional no está tan clara, competidores fantásticos con físicos más modestos nacidos para destacar en este torneo. El hijo de América de este año es Jimmer Fredette.

Locura de Marzo en Bookie | www.bookie.mx

La NCAA estrena su nuevo contrato televisivo por el que la CBS y Time-Warner darán a las universidades 11.000 millones de dólares por los próximos 14 años (en España, de pueden ver en directo y gratis todos los partidos en www.ncaa.com). Este contrato ha reabierto la polémica sobre la doble moral del sistema deportivo universitario, en el que los jugadores tiene prohibido recibir ni un dólar pero los centros ganan cantidades enormes gracias a ellos, muchos de los cuales proceden de familias humildes.

La final del campeonato de la Asociación Atlética Nacional Universitaria, la NCAA, es el espectacular deporte amateur más visto de Estados Unidos, una cita transmitida por televisión y a la que muy pocos permancen ajenos y que incluso domina los titulares del día siguiente.

El campeonato es seguido por los reclutadores de la NBA, la asociació de Básquetbol Profesional, que a lo largo de los años han encontrado a grandes campeones universitarios y luego estrellas legendarias como Michael Jordan, probablemente uno de los 3 mejores jugadores de todos los tiempos jugó en Carolina del Norte y Shaquille O′neal en Louisiana.

Hispanos en el gran baile

En el segundo fin de semana de marzo en todo Estados Unidos se jugarán un medio centenar de partidos, iniciando un espiral de juegos “a muerte” donde el ganador avanza y el que pierde llega al final de su temporada.

Este año, 8 estudiantes universitarios hispanos iniciaron la competencia jugando en algunas de las 25 principales candidatas, aunque algunos decidieron partir al básquetbol profesional antes del fin de la temporada.

Básquetbol Colegial en Bookie | www.bookie.mx

Entre las mejores Universidades este año además de la número 1, Duke, se ubican la estatal de Michigan, la estatal de Kansas, la estatal de Ohio, Pittsburgh, Villanova, Kansas, Carolina del Norte, Florida y Syracuse.

Cuatro hispanos juegan en alguna de las diez mejores, el colombiano Freddy Asprilla, que decidió partir al básquetbol profesional de su país y el estadounidense de origen panameño Jordan Henríquez-Robets en la estatal de Kansas.

El jugador de ascendencia dominicana, Antonio Peña en Villanova. El base puertorriqueño nacido en Estados Unidos, Mike Rosario, en Florida.

Los restantes son el dominicano Eloy Vargas en Kentucky. El puertorriqueño Ángel García, en Memphis, aunque decidió partir por adelantado. En Virginia Tech cerca de la capital juega el pivot puertorriqueño, Víctor Dávila. Y Temple, en el sur de Florida, juega el base argentino, originario de Río Tercero Juan Fernández.

Quizás en 2011 uno de ellos pueda ser parte de la gran sorpresa de ganar el prestigioso campeonato de la NCCAA, para lo cual tendrá que sobrevivir a la “locura de marzo” (March Madness).

Los cuatro finalista jugarán la ronda final este año en el Estadio Reliant, en la ciudad de Houston, Texas, el fin de semana del sábado 2 hasta la final del lunes 4 de abril de 2011.



Bookie - Corredor de Apuestas en www.bookie.mx