La elección de colchones adecuados es una de las decisiones más importantes a la hora de prevenir los dolores de cintura y espalda. Dormir adecuadamente es esencial para la salud, incrementa la productividad y mejora el humor.

Por: Yolanda Justos

La elección de colchones adecuados es una de las decisiones más importantes a la hora de prevenir los dolores de cintura y espalda. Dormir adecuadamente es esencial para la salud, incrementa la productividad y mejora el humor. El colchón inadecuado no solo interferirá con los patrones normales de sueño, sino que también es causa de padecimientos físicos, como el dolor de cintura o los espasmos en los hombros y el cuello. Un buen colchón causará alivio en 6 de cada diez personas que padecen dolor de espalda y cintura, y también espasmos en el cuello.
No todos los colchones funcionan igual para toda la gente. Hay una enorme cantidad de colchones en el mercado, y, a menudo, el consumidor se siente avasallado al momento de entrar a una tienda. Muchos doctores, quiroprácticos y terapeutas físicos recomiendan los colchones con resorte. Sin embargo, los nuevos materiales, como la “memory foam”, o espuma Viscolatex Natura también son sumamente efectivos a la hora de distribuir el peso de manera uniforme. De hecho, los colchones de este material son superiores, porque los resortes eventualmente se deforman, mientras que la espuma Viscolatex Natura vuelve a tomar la forma original con el cambio de temperatura una vez que la persona se levanta de la cama.
Los complementos como las almohadas también son importantes, pudiendo convertirse tanto en aliados a la hora de luchar contra el dolor, como causantes del mismo. Es importante buscar una almohada que provea un adecuado apoyo cervical, evitando que las vértebras se pincen sobre los nervios, o adopten posturas antinaturales, dañando tendones y músculos. Además, la almohada adecuada ayudará en casos de ronquido superficial, al ayudar a mantener las vías aéreas despejadas, mejorando la oxigenación y el descanso. Sin embargo, siempre es conveniente consultar con un médico, ante la existencia de este tipo de trastornos.

 Yolanda Justos es asesora en http://www.grupolomonaco.com