Se necesitan herramientas como la buena comunicación y la buena disposición para la adecuada resolución de los conflictos.  La terapia de resolución de conflictos parte de la base que los conflictos originan emociones negativas como parte de un sistema de respuesta natural o instintiva. Al redirigir el conflicto, utilizando las habilidades adecuadas, uno puede sentir tranquilidad y la sensación de bienestar que proporciona la resolución del conflicto.
Si los conflictos no son manejados adecuadamente, los estados emocionales negativos se mantienen en el tiempo y pueden traer consecuencias graves.
Este postulado está basado en los conflictos internos que podemos tener en cuanto a lo que deseamos o queremos en oposición a lo que debemos hacer según nuestro marco de creencias, valores y costumbres culturales. Adicionalmente este mismo postulado se puede aplicar a los conflictos entre personas, incluyendo: parejas, parientes, hijos, colegas o compañeros de trabajo.
La terapia de resolución de conflictos utiliza la información y la comunicación como herramientas principales para la exploración y resolución de los conflictos. Al identificar comportamientos disfuncionales y discordantes, la resolución de los conflictos puede darse. Se desarrollan habilidades en la que los participantes se unen cuando enfrentan situaciones difíciles. En lugar de enfrentarse entre ellos, los participantes son alentados a trabajar juntos en superar situaciones que si no son enfrentadas pueden crear emociones negativas como: la ansiedad, depresión, desdén o indiferencia.
Para poder eliminar estas emociones negativas, el terapeuta debe enfocarse en proporcionar escenarios posibles en la cual todos salgan ganando. La principal tarea del terapeuta debe ser ayudar a los participantes a identificar y modificar patrones de conducta negativos que se interponen en la resolución de conflictos.
El resultado de la terapia de resolución de conflictos debe ser que los participantes aprendan estas habilidades y puedan aplicarlas en cualquier situación sin repetir los patrones de conducta negativos.

Ronny Schmatz Wolff
Director
Asesoría Terapeutica