Análisis de los valores éticos que suben y bajan en las sociedades Occidentales. Reflexión en una sociedad que tiende a la disolución de la comunidad en nombre del individualismo @font-face { font-family: "MS 明朝"; }@font-face { font-family: "MS 明朝"; }@font-face { font-family: "Cambria"; }p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal { margin: 0cm 0cm 0.0001pt; font-size: 12pt; font-family: Cambria; }.MsoChpDefault { font-size: 10pt; font-family: Cambria; }div.WordSection1 { page: WordSection1; }

Los valores definen lo que creemos porque nos permiten valorar, tomar decisiones y planificar nuestra conducta. Pueden ser explícitos o implícitos -conscientes o inconscientes-, pero no podemos dejar de sostenernos en ellos. Habitualmente los valores son heredados, aunque cuando decidimos ser los protagonistas de nuestro propio proyecto vital somos capaces de escogerlos con cierta libertad.

Somos parcialmente libres en cuanto construimos nuestra existencia con los valores heredados, o bien rechazándolos o bien acogiéndolos. Así, dilucidar qué valores sostienen a la sociedad actual puede ser un modo de radiografiar nuestra consciencia sobre los valores que nos sostienen.

Ejemplarmente las crisis sistémicas (la crisis en la que vivimos se podría comprender con tres tipos de conductas sinérgicas: la codicia de los inversores, la imprudencia de los particulares y el cinismo de los políticos) implican una crisis de valores. Los valores en sí mismos son actitudes, que nos permiten reaccionar de una determinada manera ante las exigencias que nos plantea la sociedad en la que vivimos.

La ética tiene que ver con los valores en cuanto juzgamos los hechos en relación a lo que consideramos valioso o repudiable. El planteamiento de una ética universal requeriría que todos asumiéramos unos determinados valores como inviolables. Los valores cuando son legislados se convierten en derechos y obligaciones de los ciudadanos, es decir el poder puede imponer su cumplimiento por todos los medios que considere oportunos. Sería simplista pensar que todo lo legal es ético. La ética no sólo pretende acotar el terreno de los hechos; su intención es adentrarse en el terreno de las conciencias personales.

El análisis de los valores nos permite comprender la conciencia colectiva y, a su vez, nuestra posición individual en relación al conjunto. Como valores en alza en las sociedades Occidentales se proponen los siguientes:

            a.- Apertura a la experiencia.

            b.- Amor a la libertad

            c.- Saber disfrutar del presente

            d.- Ser espontáneo

            e.- Tolerancia

            f.- Actividad pacifista

            g.- Independencia personal

Como valores a la baja se proponen los siguientes:

            a.- Fidelidad

            b.- Magnanimidad

            c.- Valentía/Fortaleza

            d.- Autodisciplina

            e.- Escucha interior

            f.- Cordialidad

            g.- Serenidad

            h.- Prudencia. Sabiduría práctica

 

No cabe duda que como cualquier lista podríamos plantearnos otra diametralmente opuesta. Por otra parte, podríamos discutir las fronteras entre los distintos valores y sentirnos representados –al menos en una algún tipo de conducta- en todos los valores propuestos. Aunque puede parecer atávico es plausible plantearse el espíritu de nuestro tiempo: un tiempo dominado por el derrocamiento de cualquier autoridad que implique sacrificios al sujeto individual, una época que va minando el sentido de la comunidad, en definitiva unos tiempos de tremenda responsabilidad o terrible desamparo para cada uno de nosotros.