En la actualidad existen muchos remedios paliativos del acné. Un método como el lavado diario con jabón especial, reduce los síntomas de este.

Por: Cristina Gracia

 
Muchos adolescentes, y no solo adolescentes, sino también adultos, sufren en su piel los estragos del acné.

La acumulación de granitos en la cara es muy típico en la adolescencia, ya que es esta una época llena de cambios físicos, bilógicos y hormonales.
Muchos adolescentes tienen que recurrir a tratamientos fuertes que traen efectos secundarios y que tienen mala fama por su alto nivel en química.

Entre las recomendaciones de los expertos se encuentran la de lavar la cara, se use tratamiento de pastillas o no, con un jabón o gel específico para pieles acneicas y utilizar otro tipo de cremas y pomadas necesarias para que el tratamiento sea de lo más óptimo.

Se denomina acné a la enfermedad cutánea del folículo poli sebáceo que provoca que las glándulas sebáceas generen más secreción de la que, en un principio, la piel es capaz de eliminar.
Esto provoca puntos negros y espinillas.

Las causas que provocan acné pueden ser cambios hormonales, climas extremos, y el uso de ciertos medicamentos cómo testosterona, estrógenos, cortisona u otros no compatibles con las características de salud de cada persona.
En la actualidad, algunos medicamentos como el Roacután son los más utilizados para prevenir esta enfermedad de la piel.
Lo malo de este medicamento son los efectos secundarios, bastante duros.

Efectos cómo la sequedad de la piel, las alteraciones óseas que se pueden presentar tras esto. La depresión, el mal humor o la irritabilidad también son riesgos dónde nos puede llevar este tratamiento.

De todos modos, el acné no es contagioso y suele estar hasta los treinta años, pero si consultamos con un dermatólogo, este nos dará las mejores opciones para nosotros y, además, nos indicará pomadas hidratantes para paliar la sequedad y otros síntomas que nos puedan dar determinadas pastillas contra el acné cómo el ya citado Roacután o Accutane.

 tratamiento acné