Todavía no hemos asumido la necesidad de llevar un audífono en los casos en los que realmente mejora la calidad de vida de las personas, al contrario pasa con las gafas que casi que se han convertido en un complemento más de la moda y las tendencias

Por: Mario Uno

Si el título le ha llamado la atención, no debería de extrañarse, por qué los humanos somos así de raros. Si no vemos bien, ponemos gafas y nos preocupa lo que dirán o que tal nos quedan, pues con los audífonos, sucede lo mismo por desgracia, pero digamos que como su uso aun es mas aislado que el de las gafas, mas vergüenza nos da que nos miren con un aparato detrás de la oreja, aunque no debiera.

Los diseñadores de audífonos, a sabiendas que muchas de las personas se sienten avergonzadas del uso de este aparato, trabajan a diario en nuevas formas de hacer casi invisible nuestro audífono. Si ves la televisión, sobre todo programas de varios colaboradores, el presentador suele llevar un pinganillo en su oreja que le retransmite el sonido de su directora. Este tipo de pinganillos, por estética son realizados casi siempre en color carne, para que no resalte sobre nuestra piel y son en su mayoría internos, ya que se insertan dentro del canal auditivo.

Con los audífonos, sobre todos los nuevos modelos, los audífonos digitales, está sucediendo algo similar y es que los fabricantes ya realizan auténticas miniaturas que introducidas en nuestra oreja parecen no existir, pero que nos ayudan a hacer de nuestra vida algo más fácil. De no corregir tus problemas de audición, podría incluso declinar en que tengas que comprar audífonos para sordos, por eso, al igual que la vista, las revisiones han de ser periódicas.


Además de los audífonos en miniatura, están saliendo al mercado audífonos transparentes, algunos le llaman invisibles, que disimulan aun mas los propios audífonos internos. Visite su centro auditivo y solicite información.