Lo que vuelve tan atractivo a Mineral de Pozos son sus ruinas y minas abandonadas. Se trata de un lugar lleno de misticismo y magia, que por la belleza de sus paisajes se ha convertido en escenario de películas nacionales e internacionales.

Por: Karla López

Este pueblo ubicado entre San Miguel de Allende, San Luis Potosí, Guanajuato y Querétaro tiene el poder de transportarnos al pasado. Los vestigios de lo que alguna vez fue un próspero pueblo minero –mismos que lo dotan de un encanto inigualable– pueden apreciarse por doquier.

Después de este auge en la industria minera, Mineral de Pozos se convirtió prácticamente en un pueblo fantasma. Sin embargo, como ha sucedido con otros destinos turísticos, México ha reconocido su belleza única y lo ha nombrado Pueblo Mágico, lo que le ha permitido catapultar su actividad turística.

Lo que vuelve tan atractivo a Mineral de Pozos son sus ruinas y minas abandonadas. Se trata de un lugar lleno de misticismo y magia, que por la belleza de sus paisajes se ha convertido en escenario de películas nacionales e internacionales.

Los lugareños contarán gustosamente a los visitantes la historia del lugar, por compartir las tradiciones y leyendas de sus rincones. No hay que dejar de visitar alguna de las más de 20 minas que existen en el lugar, algunas de las cuales pueden explorarse con la asistencia de un guía. Asimismo, son visita obligada las majestuosas ex haciendas mineras.

Sumérgete en el misticismo de Mineral de Pozos y otros destinos turísticos de México.