Para la comercialización de los alimentos perecederos, una logística de frío –en la que hayan cuartos fríos y otros sistemas-, es más que necesaria. Es toda una obligación.

Por: Alice Waldorf

El Ministerio de Transporte, en su resolución 002505 de 2004, establece las regulaciones para el transporte de productos perecederos. En el artículo cuarto se habla de los requisitos que deben seguir los vehículos, que estén destinados al acarreo de alimentos en frío.

Lo primero que se menciona en este artículo es la necesidad de que la unidad de transporte sea totalmente hermética. Esto aplica para puertas, techos, paredes y pisos. También es fundamental que la unidad de transporte esté hecha con materiales que no se corroan y que sean impermeables. En adición, dicha unidad debe ser fácil de limpiar, lavar o desinfectar.

Otra de las normas que debe seguir la unidad de transporte es estar revestida completamente con aislante térmico. Esto es necesario para disminuir la absorción de energía térmica y para que la carga quede completamente separada del exterior. Aparte de esto, una unidad de transporte debe contar con mecanismos que permitan evacuar las aguas, cuando se lava la unidad. Algunas unidades cuentan con mecanismos de desagüe, los cuales deben permanecer tapados cuando la unidad tenga alimentos en su interior.

El artículo cuarto, de la resolución 002505 de 2004, también establece que cualquier unidad que transporte alimentos refrigerados o congelados, debe contar con mecanismos que permitan monitorear la temperatura. Estos mecanismos deben ser fáciles de entender y estar ubicados en un lugar accesible a la vista.

A pesar de lo que se pueda pensar, existen vehículos que transportan alimentos congelados o refrigerados, que no tienen unidades de frío. Estos vehículos deben contar con métodos refrigerantes alternos y en ellos, se debe monitorear la temperatura con un termómetro de punzón, con cintas indicadoras de temperatura o con termógrafos de un sólo uso. Estos vehículos deben poder suministrar las condiciones que el transporte de productos en frío requiere.

Otras de las normas, a tener en cuenta, es que una unidad de transporte sólo debe contener los productos que debe acarrear. De esta forma, no debe haber ninguna instalación o elemento que no tenga que ver con lo que se transporta o con el sistema de refrigeración. En el caso de los vehículos que funcionan con gas natural, éstos deben llevar el tanque en un lugar diferente del recinto para carga, además, estos vehículos deben contar con sistemas de ventilación que no permitan el paso de combustible al compartimento de refrigeración.

Gracias a la logística de frío, aplicada por productores y comercializadores de alimentos, es posible acceder a productos de calidad. En dicha logística se usan mecanismos como cuartos fríos.