Moralidad y Dignidad en los Negocios

 ¿Moralidad y dignidad en los negocios? ¿Es una broma? Tal parecería. Aunque siempre ha habido escándalos relacionados con el dinero, probablemente nunca había habido tantos como en los últimos años.

Compañías multimillonarias se van a pique, trabajos se pierden, países enteros entran en crisis y unos cuantos se vuelven billonarios mientras los demás se quedan en la absoluta miseria.

Sin embargo, esta aparente escalada de fraude, engaño, deshonestidad y avaricia no cambia lo que siempre han sido los negocios: una forma honesta de ganar dinero.

Por fortuna he visto personas desde los puestos más bajos hasta los más altos en las empresas (yo he sido uno de ellos, por cierto) que hacen su trabajo con verdadera pasión y honradez. He visto dueños de negocios hacer todo lo que pueden por el cliente, incluso hasta cuando salen perdiendo.

A veces veo que la gente culpa de todo a “los empresarios”, ya sea porque fue víctima de algún abuso o porque la muchedumbre, alentada por los políticos, realmente cree que quien tiene un negocio solo piensa en burlar a los demás.

Existen personas deshonestas y existen personas honestas, pero no hay ningún negocio sin moralidad y dignidad. Son las personas quienes hacen todo.

Es la gente la que toma los fondos de pensión de sus trabajadores y los malversa en inversiones que fallan. Es la gente la que despide a miles de trabajadores sin explicación y le carga más trabajo a los que quedan para ganar un poco más. Es la gente la que evade impuestos, engaña con los resultados y crea productos inútiles.

Para crear un producto o servicio que se vaya a convertir en un negocio, lo primero que tienes que hacer es creer que hay moralidad y dignidad en los negocios.

Si puedes hacer esto, crearas tu producto o servicio con total dedicación, te asegurarás de los resultados y lo venderás a un precio justo. También sentirás orgullo cuando alguien compre tu marca o te pida algo.

El problema es que todo mundo entra buscando dinero. Y, por desgracia, una de las formas más rápidas de conseguir dinero es engañando. Tal vez no será la mejor manera a largo plazo, pero no hay duda de que es la más rápida.

Los negocios y los empresarios no son necesariamente malas personas. Son algunos los que hacen que todo se venga abajo. Si quieres empezar a hacer algo, es hora de pensar en los negocios con moralidad y dignidad. A fin de cuentas, tú eres quién decidirá en qué se convierte.

 Busca oportunidades. Aprende cómo ganar dinero por Internet y crea tu propio negocio.