Un control de acceso hoy debe estar hecho a prueba de engaños y una manera de hacer eso posible es acudiendo a sistemas biométricos de identificación, de cualidades personales.

Por: Rick Bartonf

Uno de los sistemas de protección de pertenencias más famosos en el Reino Unido; es la caja fuerte de pared con lector biométrico de huella digital. Esta caja es muy usada para guardar joyas, documentos de importancia e incluso armas de fuego y municiones. Se trata de una caja que puede ser montada con facilidad en cualquier pared, de cualquier casa, con lo que se obtiene un recinto muy seguro para aquellas cosas que más lo necesitan. Esta caja fuerte funciona con baterías recargables que duran por mucho tiempo.

Toda persona -sin importar sexo, posición social o edad-, quiere proteger sus pertenencias. Como consecuencia de ello, los planes y dispositivos de seguridad se han vuelto básicos en cualquier lugar. De esta manera, hoy existen varios tipos de aparatos tecnológicos para la seguridad, entre los que se destacan los escáneres de biometría.

Además de ser ideales para el almacenamiento, las cajas fuertes de pared, con lector biométrico, son muy resistentes al ser a prueba de choques y a prueba de fuego. Esto se debe a que han sido elaboradas con acero resistente que ofrece una altísima durabilidad. Consecuentemente, si se presenta alguna catástrofe la caja se mantendrá en perfecto estado, al igual que todo su contenido.

Las cajas fuertes, de biometría de huellas digitales, usan las huellas dactilares de la persona autorizada como un marcador identificable para permitir su acceso. Además, son cajas que están divididas en dos compartimentos: el área principal de almacenamiento –usada para guardar pertenencias importantes- y un compartimento adicional escondido en el que se pueden guardar cosas que también sean de valor, pero que se quieren proteger aún más.

Aparte de estos aspectos de seguridad, las cajas fuertes biométricas de pared también tienen la ventaja de que emiten una señal de alerta cuando la batería está baja. Se trata de una batería recargable de 12 voltios de larga duración, con lo que no hay que cambiarla cada mes. Además, el sistema de programación de estas cajas es muy simple y versátil, con lo que ingresar, eliminar y programar las huellas de autorizados es muy fácil.

La mayoría de personas acude a estas cajas para mantener protegidas armas de fuego. Debido a su seguridad biométrica, estas cajas hacen que únicamente la persona autorizada acceda a ellas, lo cual es de suma importancia cuando hay niños en casa, por ejemplo. De esta manera, la puerta se abre sólo cuando se presenta la huella digital de la persona autorizada.

La tecnología es vital en cualquier control de acceso de hoy en día. Es así que para un control de este tipo muchos han optado por sistemas biométricos de reconocimiento de huellas digitales, de iris, de retina, etc.