Lograr un ambiente saludable y libre de olores molestos es una tarea sencilla si disponemos de un equipo ozonizador. Ya se trate de un ozonizador de aire o de agua, o bien de uno mixto, los resultados serán igualmente satisfactorios en su aplicación sobre superficies o ambientes.

Por: Natalia Villa

 Lograr un ambiente saludable y libre de olores molestos es una tarea sencilla si disponemos de un equipo ozonizador. Ya se trate de un ozonizador de aire o de agua, o bien de uno mixto, los resultados serán igualmente satisfactorios en su aplicación sobre superficies o ambientes.

No en vano, el ozono es un ambientador natural que tiene todas las ventajas sin inconveniente alguno. Nos proporciona un ambiente limpio, libre de patógenos y de compuestos alergénicos o contaminantes y, como consecuencia de su poder desinfectante, el aire queda también completamente desodorizado.

¿Cómo lo consigue? La fuerza oxidante del ozono, un gas natural que vuelve a convertirse en oxígeno en un breve lapso de tiempo, justo tras actuar, consigue destruir los elementos dañinos presentes en el aire o en cualquier superficie. De este modo, como un efecto asociado a su eliminación, desparecen también los olores que emanaban.

El resultado es saludable y produce una gran sensación de bienestar, pues las estancias huelen entonces a su olor natural. En la cocina, por ejemplo, la fruta que pueda tener sobre alguna mesa o bancada olerá a fruta, y si se hablamos de los ramos de flores, también éstos tienen la oportunidad de ser protagonistas con sus agradables efluvios aromáticos.

No en vano, el ozono acaba con los olores molestos y persitentes, pero no con los aromas propios de nuestro hogar. A diferencia de los ambientadores químicos o de cualquier otro tipo, la tecnología del ozono deja un olor a limpio, un ambiente oxigenado, puro, que da gusto respirar, sin enmascarar olores.

En el caso de la desodorización a través del ozono disuelto en agua, sus usos también son muy distintos. Destacaremos, por ejemplo, los beneficios de hacer enjuagues de boca con agua ozonizada para eliminar la halitosis o de lavarse los pies o de ducharse con agua ozonizada para lograr un efecto desodorizador profundo, y a la vez una piel más suave y cuidada.

En el caso de la ozonización del agua con la que lavamos la ropa o fregamos los platos, incluso en lavadora o lavavajillas, incluso el suelo o cualquier superficie, obtendremos unos resultados de una desinfección profunda y desodorización absoluta.

Por último, no podemos dejar de mencionar el uso de ozonizadores para evitar contaminaciones entre alimentos y, por supuesto, también el cruce de olores, tanto en la alhacena como en el frigorífico.
 En OzonoHogar.com podrás encontrar los mejores ionizadores, ozonizadores y generadores de ozono domésticos para conseguir un aire más limpio en tu hogar y unos alimentos más sanos y saludables para tu familia.