Partido Político. Izquierda, Derecha, Liberales y Conservadores

Toda ideología política giran en torno a sus fines y métodos; en relación a los primeros, su estrategia va encaminada al cómo debe funcionar y organizarse la sociedad; en relación a los segundos, su búsqueda va orientada al logro de su fines haciendo uso del método o métodos más adecuados; éstos constituyen elementos que establecen diferencias ideológicas.

¿Qué es un partido político?

Desde el ámbito histórico se toma como punto de partida las instituciones de expresión popular del período clásico del Derecho Romano como lo representó el Senado, las ciudades-estado medievales, el Parlamento de Tudor e instituciones de expresión democrática de la Francia Revolucionaria. La historia registra el partido político partiendo de la cooperación basada en lealtad, metas comunes que implican decisiones políticas.

La definición de partidos políticos resulta complicada, pero “se trata de organizaciones que participan en elecciones competitivas, con el fin de hacer acceder a sus candidatos a los cargos públicos representativos” (Pasquino, G.: “Manual de Ciencia Política,” citando a Stefanno Barttolini. P. 217).
Se aprecia que “el término partido político comprende a las organizaciones cuya finalidad es la de apoderarse del gobierno en la contienda electoral con uno u otros partidos” (Enciclopedia Internacional de Ciencias Sociales”. P. 264).
Otras definiciones:

a) Expresión organizada en una fracción de opinión en la lucha por la conquista del poder (Pierre Duclos. L` evolution des Rapports Politiques Deput`s. P. 142).

b) Organizaciones que cuentan con determinados fines y exigencias, arrastran a adheridos y seguidores y persiguen conquistar el poder, o por lo menos, influir en la formación de la voluntad estatal (Erich Kauffmann ).

c) Institución jurídica que constituye el único instrumento para el ejercicio de la representación del pueblo dentro del Gobierno (Art. 85 de la Constitución).

d) Agrupación con una base política, ideológica y filosófica; que organizada legalmente, tiene como fin principal alcanzar el poder público. (Lic. Jaime Noé Villalta Umaña)

Los partidos políticos reúnen características que les dan su ser y no ser otro; entre ellas menciono las siguientes:

a) Tienen un sentido de permanencia que refleja la institucionalidad.
b) Preconizan (lisonjean) la materialización de un pluralismo político.
c) Sirven de promotores de la participación ciudadana.
d) Contribuyen con la formación y manifestación de la voluntad popular para acceder al poder (cargos de elección popular).
e) Influyen en las decisiones políticas y democráticas del Estado.

Izquierda y derecha

Sobre el origen que se hace de los conceptos izquierda y derecha en política, conviene analizar y recordar los siguientes elementos.

1º.- En su literalidad, pertenecen al ser humano. Mi derecha o mi izquierda.

2º.- Con relación al mundo que nos rodea, es una situación de perspectiva; se da en relación sujeto y objeto.

3º.- El objeto no tiene propiedad sobre los conceptos; sino que el ser humano se las atribuye en relación con el lugar en que se encuentra cuando realiza la observación. Así por ejemplo, popularmente suele decirse: “al lado derecho de…y el nombre del objeto o lugar”.

El diccionario de la RALE, nos brinda las siguientes definiciones:
a) Derecha: se dice de lo que está al lado opuesto del corazón.
b) Izquierda: corresponde a la parte Oriente, cuando el cuerpo mira al Polo Norte.
Como puede observarse, las personas atribuyen a las cosas los conceptos de izquierda y derecha.

Ahora bien, en el mundo de la política, son conceptos que se utilizan popularmente, a veces, sin conocer su origen. En este artículo haremos una mirada retrospectiva al S. XVIII. Todos hemos oído hablar de la Revolución Francesa (1789 – 1799), de ella podemos decir lo siguiente:

a) Triunfo de la burguesía sobre la monarquía. Observe que digo, burguesía, porque, el pueblo, fue masificado. Los primeros luchaban por espacios dentro del gobierno y los segundos por justicia social; pues eran explotados. De manera que sublevados, gracias a los grandes oradores, que por supuesto tomaron como fundamento de discurso, “la explotación”; lograron que el pueblo se expresara y en consecuencia estalló la revolución (14 de julio de 1789, Toma de la Bastilla).

b) Es el punto de partida de una nueva Edad (Contemporánea).

c) La Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, proclamó la libertad, igualdad; el derecho de propiedad, seguridad y resistencia a la opresión. Además, proclamó: el principio de soberanía de los pueblos; unidad de la legislación, entendida como expresión de la voluntad popular; el principio de equidad tributaria; libertad de prensa y conciencia. Ahora bien, en lo referente al derecho a la vida, he leído la Declaración en comento, y no he encontrado en su articulado que ésta haya reconocido el relacionado derecho.

d) La Asamblea Constituyente (1792) se dividió en tres grupos: la Gironda, la Montaña y la Marisma; en su orden, derecha, izquierda y centro. Los primeros se sentaron a la derecha y los segundos, a la izquierda; por supuesto antagónicos.

Epilogando, el uso de izquierda y derecha en política (Son conceptos espaciales relacionados con el hemiciclo), nacen en Francia. Los que están a favor del presidente, se sientan a su derecha y los que están en contra, a su izquierda. Definir un concepto uniforme de derecha, es difícil. Son muchas las corrientes, abarcan un amplio espectro en lo social y político; con una enorme cantidad de ideologías; sin embargo, dos son los conceptos básicos de política contemporánea que le dan vida: el nacionalismo y el patriotismo. La izquierda política abandera el progresismo, la igualdad social, entre otros. Por supuesto tiene una multitud de ramas ideológicas. Obviamente estos conceptos son obsoletos, si se tratan de aplicar a la visión política actual.

Es importante referir que los partidos políticos han evolucionado. Inicialmente sus intereses giraban en torno a las clases sociales; e incluso no estaban debidamente organizados como sucede en la actualidad. Fue a finales del siglo XIX, que empezaron a organizarse; aparecieron sus dirigentes y sus correspondientes ideologías. Sus diferencias se establecían en base a lo siguiente: conservadores y progresistas, de izquierda y de derecha, proletarios y burgueses, reformistas y revolucionarios. Las corrientes ideológicas de izquierda se identificaban con el socialismo (teoría política que defiende un sistema económico basado en la socialización de los medios de producción y en el control estatal en forma parcial o total); eso fue así durante muchos años; entre éstos, los de ideología radical, luego del triunfo de la revolución rusa, se denominaron comunistas. Es importante aclarar que la ideología socialista, en sus diversas formas e interpretaciones; hasta hace pocos años eran consideradas como de izquierda. Esto ha cambiado, pero no hasta el punto de afirmar que entre la izquierda y derecha no haya diferencias.

Conservadores y Liberales

Al nacer los conceptos, cada uno de ellos se identificaban con ideas distintas, cada grupo defendía intereses encontrados, por ejemplo, los liberales (jacobinos) se oponían a la monarquía e identificaban con los ideales de libertad, igualdad y fraternidad; se pronunciaban a favor de un estado revolucionario; sufragio universal e instauración de una república. Recibían apoyo en sectores populares. Conservadores (girondinos) a favor del sufragio no universal (excluía a las clases no propietarias; voto censitario); defendían la legalidad y la alianza con la nobleza, con la finalidad de instaurar en Francia una monarquía parlamentaria. Contaban con el respaldo de burgueses, propietarios y algunos sectores de la nobleza. Los girondinos, fueron anulados, pues los liberales triunfaron y llevaron a Francia al “reinado del terror” (En nombre de la justicia y por la justicia. Aclaro, embrutecidos por el grito de “libertad, igualdad y fraternidad", se desarrolló una época de utopías y bestialidad, la cual fue frenada por el golpe de Estado de Napoleón I Bonaparte, el 9 de noviembre de 1799). Esto último, permite asociar a los liberales con el radicalismo revolucionario (Sus caudillos Robespierre, Danton y Marat). Veamos el origen y evolución de estos conceptos.

Conservadores

Políticamente hablando, se denomina conservadurismo a las opiniones de centro – derecha y derecha; se oponen al radicalismo revolucionario. Defienden los valores familiares y religiosos; se asocia al patriotismo y nacionalismo. Durante el siglo XX, algunos de los partidos conservadores adoptaron posiciones liberales al fusionarse con partidos de esta tendencia, aliados en la defensa del sistema social y económico capitalista. Históricamente fueron proteccionistas, se opusieron al librecambismo económico. Actualmente, esta última asociación es menos evidente; pues partidos conservadores adoptaron posiciones liberales; en consecuencia, el conservadurismo adopta diversas posturas económicas en la actualidad. Son varias, sin embargo, referiré algunas; ello con el objetivo de ilustrar. El lector puede comparar e incluso investigar otras. El objetivo de mis artículos es contribuir con la difusión de ideas; pero además, aportar conceptos a la sociedad, sobre todo en un área tan sensible, como lo es el tema considerado.

a) Conservadurismo nacionalista: como su nombre lo indica, tienen ideales nacionalistas; poseen un sentimiento anticomunista; pero además, plantean la necesidad de promover la cultura; identidad étnica; favorecen la tradición familiar y sus derechos; pues la familia cumple con la función moralizadora e infunde amor patrio a las nuevas generaciones, creando identidad y solidaridad.

b) Conservadurismo liberal. Adoptan una posición ecléctica. Concilian con el conservadurismo democrático y liberalismo económico; plantean un límite al gobierno y cambios moderados en la sociedad.

Liberales

Después del siglo XV, el humanismo fue la expresión original del liberalismo. Doctrinariamente este concepto, puede ser visto en un carácter económico, político e incluso filosófico; sus postulados se fundamentan principalmente en el individuo; cuyo desarrollo permite el progreso de la sociedad en su conjunto; su premisa fundamental la libertad individual.

Durante la Guerra Civil inglesa del siglo XVII, entre la Corona (llamados Caballeros) y el Parlamento (Cabezas Redondas), algunos miembros de este último, comenzaron un debate de ideas liberales, entre ellas destaco: ampliación del sufragio, sistema legislativo, libertad de pensamiento; lo mismo que de opinión (sobre la libertad de pensamiento y expresión surgió la obra titulada Areopagítica, en 1644 de John Milton), entre otras. El triunfo de los Cabezas Redondas significó represión y depuración; incluso matanzas de católicos irlandeses.
Se considera a John Locke, como el padre del liberalismo y Thomas Hobbes, uno de los principales opositores. El primero apoyaba la legislatura, el segundo la monarquía; sin embargo, es de acotar que Hobbes contribuyó con el desarrollo del liberalismo.

La industrialización (primera) y la Revolución francesa (1789), dieron lugar al nacimiento de diferentes doctrinas. En sus orígenes hubo dos formas, el liberalismo moderado, que propugnaba entre otras cosas por sufragio censitario y el liberalismo radical, un sufragio universal. Se llamó liberales en un primer momento a los opositores de Napoleón en España.
El liberalismo basado en la separación de poderes, se pone en práctica por primera vez en la Independencia de Estados Unidos de Norte América.

La Revolución Francesa, estimuló además, el nacionalismo y su origen fue la doctrina liberal. Adoptó varias formas entre las que destaco principalmente el nacionalismo conservador y el nacionalismo liberal.

Actualmente el liberalismo es visto como el objetivo de la democracia; en el pasado, las cosas eran diferentes, pues los liberales consideraban que este sistema de gobierno (la democracia) favorecía la participación masiva en la vida política; por tanto, se oponían al mismo. En su proceso de transformación, el liberalismo se fusionó con movimientos sociales, cuyo fin, era instaurar la democracia. Ahora bien, es importante diferenciar que el liberalismo propugna un cambio social progresivo y flexible, contrario a los radicales de esta misma corriente ideológica.
Conceptual y definitoriamente hablando, el liberalismo se opone a cualquier forma de dictadura, favorece los principios democráticos; la vida republicana, la democracia representativa y por su puesto la división de poderes; excepto los de la llamada izquierda radical; pues éstos se oponen tanto a la democracia como al capitalismo.

Convergencia ideológica

Los planteamientos liberales y conservadores son muchos. En su origen, sus diferencias eran notables. Actualmente, la defensa de sectores populares, igualdad social; identificación con el Estado Social e incluso el Estado Bienestar, no constituyen elementos diferenciadores entre ambas ideologías. Erradicar la pobreza; asistencia estatal para sectores vulnerables de la sociedad; en fin, son temas en que convergen liberales y conservadores. El acontecimiento histórico que dio inicio al desvanecimiento de fronteras entre conservadores y liberales, fue el triunfo de los bolcheviques en 1917; sin embargo, los cambios no se gestan de manera inmediata, por ejemplo, el planteamiento de los girondinos sobre el voto censitario se mantuvo durante décadas. La Constitución de la República de El Salvador del año 1939, decía en su artículo 21, lo siguiente: “El ejercicio del derecho de sufragio por las mujeres será reglamentada en la Ley Electoral”. La relacionada ley reconoció el voto de las mujeres casadas mayores de 25 años; las de 21 años, siempre que tuviesen título profesional o de 30 años que tuvieran certificado de sexto grado. Fue en la Constitución del año 1950 que se reconoció el derecho al sufragio universal.

Sabemos que el voto ahora es universal, las Constituciones de los países y especialmente el nuestro, tienen planteamientos que en el S. XVIII y XIX, eran vistos como liberales; pero que en nuestro momento histórico, la derecha (conservadores) les retoma como parte de sus compromisos con la sociedad en general. Durante 20 años gobernó en este país la conservadora Alianza Republicana Nacionalista, que incluso en su último período, hizo famoso el lema: “lo social, no es complemento de nada; es la base de todo”. Y por supuesto, impulsó programas sociales, como “red solidaria” (Algunas personas recibían ayuda económica estatal), “gratuidad de la educación media”, en fin; bueno, que alguien podría decir que no funcionaron; sin embargo, no se trata de discutir el éxito o fracaso de los programas en comento, sino de comprender, que cada vez más, la brecha que separa las ideologías en estudio; se estrecha.

Si analizamos los aspectos económicos, podremos ver también que no existen diferencias marcadas en la actualidad, pues el sistema económico centralmente planificado, que adoptaron los países llamados socialistas, fracasó (caída del Muro de Berlín, 1989). En ese sentido, la economía de libre mercado (liberalismo económico), se practica incluso en países, cuyos gobiernos son de izquierda. A pesar de lo antes dicho, algunos consideran que la dimensión económica y social permite que ideologías políticas en lo relativo a la izquierda y derecha sean totalmente opuestas.

Nuevas plataformas de lucha han surgido, todo con el fin de atraer electores; por ejemplo se ve a muchos, apoyando el aborto; matrimonios y adopciones entre personas del mismo sexo; eutanasia; en fin.


Hace unas décadas, hablar de igualdad, justicia social y bien común, era considerado un pensamiento de izquierda; sin embargo, actualmente y en términos generales, tanto izquierda y derecha les utilizan; por tanto, son versiones liberales y democráticas. Los conceptos, izquierda y derecha nacidos de la Revolución Francesa, se han vuelto obsoletos en la actualidad. Liberales y conservadores se originaron con ideologías totalmente opuestas. Los aspectos doctrinarios que en el devenir histórico se han gestado en torno a conceptos y definiciones, han desvanecido sus diferencias sustanciales; por supuesto, con las excepciones que se consideraron.
Lic. Jaime Noé Villalta Umaña
Prof. y Abg.