Primero y lo más importante es identificar tus problemas, mirar de forma honesta a la relación y determinar cuáles son los problemas, expresar lo que verdaderamente te está molestando de tu pareja, tantos detalles como sea posible, buscar soluciones en lugar de que culpar a su cónyuge.
Si eres culpable de esta situación, muéstrale a tu pareja, respeto y afecto, todos los días, recuérdale lo mucho que le quieres y pon sentido desde el corazón a las palabras.


Empieza a hacer las cosas que hacias cuando recién te casaste.


Expresa tus sentimientos, comunica tus sentimientos honesta y abiertamente como sea posible.


Establece un diálogo abierto y comienza a sanar, discutir acerca de tus sentimientos y llega a un acuerdo acerca de lo que sientes.


También tienes que aprender a escuchar, así, las cosas que están planteadas deben ser tratadas como guías, para que aprenda a respetar los sentimientos del tu pareja y sus puntos de vista, pueden los dos hablar de lo que sienten respecto a la relación.

Tienes que trabajar duro para entender y cambiar lo que está molestando a tu pareja en la relación, incluso si todavía le amas, tu cónyuge puede ver algunos de los problemas persistentes en ti, y por eso puede haber perdido la esperanza de la relación por causa de ellos; tienes que entender mejor la percepción de tu pareja sobre estos problemas.


Si estás trasnochado en tu vida sexual, habla con tu pareja, dediquense más tiempo a solas los dos, vayan de vacaciones.


Ábrete al hecho de que cualquier problema puede ser comprendido e interpretado en una variedad de formas, de lo contrario seguirás permaneciendo en una rutina.

 
Piensa las formas en que contribuyes a la situación.

Aprender a interiorizar y comprender que tu no eres tu pareja, ambos tienen que encontrar la manera de sentir empatía con el punto de vista del otro.


Aprecia el valor de la experiencia del otro en la forma que es diferente a la tuya.


No permitas que los viejos patrones de conducta negativos inunden el momento presente.

Aprende a perdonar y olvidar, aprende a aceptarnos unos a otros, traer el pasado no va a salvar el matrimonio, tienes que aprender a perdonar a tu cónyuge y olvidar todos los errores del pasado.


Busca una solución, recuerda que son dos personas diferentes, no es acerca de quién está ganando aquí, es el respeto, la intimidad y el crecimiento.


Establece metas para trabajar como pareja, como por ejemplo: para comunicarse sin discutir, para tratar de hacer las cosas como un par, para encontrar un fin a sus problemas, y también escribir sus sentimientos y permitirle al otro que los lea.


Por último pero no menos, se paciente, tus problemas matrimoniales no surgieron durante la noche y no va a ser curados durante toda la noche, discute todas las emociones que ambos sientan hasta que estén centrados y listos para comenzar de nuevo.

Por lo tanto, si tienes algunos problemas en tu matrimonio, espera primero para ver si es posible poder salvar el matrimonio, no tengas prisa por divorciarte. Siempre hay que pensar en positivo, que hay una esperanza de salvar el matrimonio, no importa cuántos problemas aparecen en tu vida. Y recuerda que para tener una satisfacción duradera necesita saber cómo mantener el amor y vivos los buenos sentimientos.


Si quieres tener más información e internar que la felicidad triunfe en tu matrimonio visita nuestro sitio web.
Hola mi nombre es Flor y escribo estos articulos para compartir mis conocimientos contigo, ayudarte y aconsejarte para que tu matrimonio sea Feliz y Duradero y Recuperar Tu Matrimonio.

Puedes tener más información en: http://recuperaraunamor.blogspot.com.es/