El erdòn, es un leemnto vital en le proceso de tenr buenas relaciones, personales, laborales e incluso escolares. De hecho, muchos procsos  personales, socilae s y colectivos cuando las relaciones son enturbiadas por el resentimiento.

Por: Humberto Peñuela Varila

Perdonar, es el valor de los valientes.
Solamente aquel que es bastante fuerte
Para perdonar una ofensa, sabe amar.
Gandhi.

El perdón es una de esas cosas bellas de la vida, que por mas que hablemos o tratemos de explicarla, es indefinible y su significado es inagotable, así mismo es el amor, la bondad, la ternura y muchos valores y principios mas. Aún así, es preciso compartir una serie de ideas que nos permitan describirlo, para que en el análisis y la creatividad lo asumamos como actitud de vida.

¿Qué decir del perdón?

Perdonar es un elemento de liberación y sanidad interior. Nos libera del odio, del rencor, de los sentimientos y deseos de venganza, a los cuales permanecemos atados desde el resentimiento por algo que sucedió y no pudimos controlar. Si el perdón libera, significa entonces que nos sana de esas situaciones rencorosas, devolviéndonos la paz y la tranquilidad, mental y espiritual.
Perdonar es el camino de la sanación interior, es romper todo vínculo, atadura o ligazón emocional que te ata a una persona o situación; para renunciar a toda forma de desquite, para poder seguir viviendo en paz, y sacarle provecho a los talentos, capacidades y virtudes que tenemos como seres humanos.
El perdón es también un aprendizaje de la misma manera que aprendemos a odiar, a discutir, a juzgar, a señalar a los demás y ver solo lo negativo en los demás. De la misma manera que aprendemos a odiar, podemos desaprender esos comportamientos negativos que afectan nuestra convivencia pacifica.
Perdonar es también un acto de la voluntad, no es un sentimiento y como tal es una decisión y el único que la toma res tú. Solo tu decides perdonar, para vivir en paz, o sigues en el odio y la venganza para vivir en el infierno del resentimiento.
El perdón, nos ayuda a reducir el resentimiento y aumentar la bondad, la ternura y el amor hacia esa persona que nos hizo algún daño y a evitar los conflictos con los demás.

¿Cómo alimentamos los sentimientos de rencor?

Estos odios y rencores se construyen a partir de alimentar resentimientos, que luego se traducen enfermedades físicas y emocionales, que afectan tu vida personal, tus relaciones con los demás y tu capacidad de adaptación a los diversos ambientes que tienes que moverte. Hay algunos elementos que son la base de estos odios y rencores y son los siguientes:
* Tomar la ofensa como algo personal; creer que eso solo le pasa a ti. Tú no eres el único ni el último que le puede pasar la situación en mención. Ejemplo, tú no eres el único o la única que te traicionaron, que te hicieron el feo, que no te tuvieron en cuenta etc.
*Culpar al ofensor de tus sentimientos; los sentimientos de ira, dolor, son tu responsabilidad. Y cuando no lo asumes lo que estas haciendo es ceder poder a los demás, permitiendo que los demás controlen sus sentimientos y emociones.
*Crear una historia de rencor; que no es tora cosa que buscar argumentos para justificar tu odio, teniendo la disculpa de que alguien te hizo algo que no te gusto, o que no pudiste controlar.

¿Cómo se construye una historia de Rencor?

Una historia de rencor, odio y resentimiento, se construye de la siguiente manera.

Algo Sucedió; Se presentó una situación concreta. Alguien traiciono tu confianza, hablo mal de ti, te dijeron algo, perdiste algo etc. Esta situación es real, es normal que ante ello experimentes emociones, sentimientos y reacciones de una manera positiva o no.

¿Cuál fue tu reacción?
Muchas veces se toma el asunto de manera personal, argumentando pensamientos negativos como, porque me pasa esto a mí, porque me hizo eso a mí, si yo era su mejor amigo o amiga etc. Visto así se toma como un ataque personal y no como lo que es, una situación que le puede pasar a cualquier persona y que tú no serás la primera ni la última a quien le sucederá.
Seguidamente en ese juego de pensamientos y sentimientos, sigue el echarle la culpa a la otra persona por lo que te esta pasando. Por culpa de esa o ese… es que estoy así, si no fuera por ella o el… no estaría pasando por esto. Lo odio, la odio.
Y Finalmente convencido de esto comienzas a contarlo a tus amigos y amigas aumentando así sus sentimientos de ira, dolor, cayendo en un papel de victima que no es real.