Los propósitos y objetivos consisten en identificar cómo eliminar dicha deficiencia. Algunos escritores distinguen entre propósitos (que están formulados inexactamente y con poca especificación) y objetivos (que están formulados exacta y cuantitativa mente como marco de tiempo y magnitud

Por: Salvador Robles

 La planeación es una de las más importantes funciones de la gestión directiva en las organizaciones actuales, asimismo, la planeación, especialmente la estratégica, no es un concepto novedoso, anteriormente a nivel empresarial, público o privado se llevaba, sin embargo y hasta en fechas recientes, se ha adoptado como imprescindible. “Claro está que el proceso de planeación mercadológica debe estar ligado con el proceso de planeación estratégica corporativa” (Derek, 1995).

El proceso de planeación estratégica, tiene como objetivo formular la estrategia, entendida como el producto creado por un proceso que permite, finalmente, implementarla. Es necesario un buen autodiagnóstico, hecho con humildad, es decir, con objetividad hacia la empresa y hacia sí mismo; esto nos permitirá saber cuáles son las fuerzas (capacidades, competencias o habilidades) que permitirán aprovechar las oportunidades y también ayudará a identificar bien las debilidades (o limitaciones) que pueden evitar que compita eficazmente. “Hay que tener en cuenta que los planes estratégicos cuentan con un cierto presupuesto disponible, por lo que es esencial la correcta determinación de los objetivos a cumplir. De lo contrario, el dinero puede no ser suficiente para alcanzar las metas y la planeación estratégica falla” (Duarte, 2008).

Una vez analizada la industria y realizado el autodiagnóstico, se crean dos o tres escenarios posibles, de situaciones que puedan presentarse, esto con la intención de “probar”, es decir, saber si se está preparado para enfrentarlos y para identificar las posibles señales de alarma que indiquen si estos escenarios pueden hacerse realidad.

En conclusión, es importante señalar que antes de poner en práctica un programa estratégico de planeación es necesario que todas las partes que se verán involucradas en él tengan a su disposición las metas que se esperan alcanzar y la forma en la que se trabajará.

“En el siglo XXI el poder lo tiene la información. Es increíble que el gran acceso que hay a la información traiga tantas posibilidades a los individuos y a las organizaciones” (Viotto, 2011).

Trabajos citados

Derek, A. (1995). Estrategias Duales. México: CECSA.

Duarte, J. E. (2008). Emprendedor, crear su propia empresa. Bogotá, Colombia: Alfa Omega Colombiana SA de CV.
Viotto, R. L. (2011). Las voces del éxito. Buenos Aires: Jóvenes líderes.

 Salvador David Robles Cámara (9L392).
Programa de la maestría “El liderazgo desarrollador”.
CFE - Instituto de Ciencias y Estudio Superiores.