Por: Pablo Fdez

Y es que, últimamente, la playa ha conseguido una serie de galardones que la han hecho famosa, tanto en España, como en el extranjero. Lo que no es tan conocido es que para disfrutar de la playa de las catedrales hay que visitarla cuando la marea está baja. Así podrás pasear bajo los impresionantes arcos de roca que han sido erosionados y esculpidos con el paso de los años por el mar Cantábrico.

Saldrás completamente sorprendido de lo que podrás ver, y tu cámara se quedará sin espacio para sacar más fotos. A día de hoy, es difícil encontrar sitios que nos muestren información actualizada del estado de las mareas, siendo uno de los más fiables este: http://playa-catedrales.com Para llegar a todos los rincones de la playa, además de ir con marea baja, lo más recomendable es ir acompañado, descalzo y en bañador, ya que hay lugares recónditos, que, para llegar a ellos, dependiendo del estado del mar en los días precedentes, quizás tengas que darte un pequeño chapuzón. No te preocupes si no sabes nadar, porque, en realidad, no te llegará el agua mucho más arriba del ombligo, eso sí, el agua está a la sombra, lo que hace que su temperatura sea bastante fresca, sobre todo en épocas que no son veraniegas.

Algo a tener muy en cuenta es que, debido a la aglomeración de visitantes que hay en la playa, situación que se agrava con el paso de los años, es imprescindible planear una visita sin prisas. Es decir, ve con tiempo, para buscar aparcamiento y para pasear por las proximidades de la playa, incluso para visitar las playas aledañas, que si bien son más usuales que la playa de las catedrales, no dejarán de sorprendente por su belleza, al igual que la inmensa mayoría de las playas de la costa de la provincia de Lugo.

Sin ánimo de aburrirte, me despido animándote a que te animes a visitar la playa de las catedrales, con tu pareja, con tus hijos o con tus amigos. Estoy seguro de que será algo que no olvidarás jamás. Volverás a casa con una sensación de haber visto algo totalmente inusual y con ganas de contárselo a todo el mundo.