México es hogar de imponentes paisajes naturales, y sus bellas playas no se quedan atrás. Es sus costas, además de sus famosos destinos turísticos, México ofrece opciones menos concurridas para quienes buscan alejarse de las multitudes.

Por: Karla López

En estas playas casi vírgenes, los visitantes pueden relajarse, escuchar el rugir de las olas, admirar el cielo estrellado y sentirse parte de la naturaleza. Las playas michoacanas, bañadas por las aguas del Pacífico, son visitadas por personas que gustan de surfear, nadar o admirar el arribo de tortugas marinas a la costa. Algunos ejemplos son La Llorona, Nexpa, Maruata y Faro de Bucerías.

La costa oaxaqueña también ofrece bellas playas para acampar o alojarse en una rústica palapa. Mazunte, Puerto Ángel y Zipolite son auténticos paraísos para quienes desean dejar a un lado las preocupaciones y abandonarse al puro placer.

¿Y cómo olvidarse de Guerrero y Veracruz? Playa Paraíso, entre Acapulco y Zihuatanejo, es como un cuento de hadas: fogatas, estrellas, pescado fresco, tiendas de campaña y el ruido (o silencio) de la naturaleza.
En Los Tuxtlas, Veracruz, la selva y el mar conviven en perfecta armonía. Aquí es posible recorrer manglares, visitar a los populares curanderos de Catemaco y dar un paseo por el centro ecológico Nanciyaga.

 Conoce más sobre las playas de Acapulco y otros destinos turísticos en México