enviar dinero, envia dinero, envío de dinero, tarjeta prepagada, tarjetas prepagadas, tarjetas prepago, tarjetas telefonicas

Por: Wilderson Ramirez

Un conocimiento claro de tus Finanzas Personales

Un presupuesto familiar -correctamente definido- es el primer requisito y la base para llevar a cabo un manejo financiero adecuado. Para ello, es necesario que seas plenamente consciente del monto al que ascienden tus ingresos mensuales netos.
Independientemente de que cobres por mes, por quincena o por semana, a fin de realizar cálculos prácticos en el terreno financiero, lo más útil siempre es determinar la suma correspondiente a un período mensual.
Convertir los ingresos a una unidad de tiempo común

Un año posee 52 semanas, que serán las veces que cobra alguien con modalidad de ingresos semanales. Si se dividen estas 52 veces por los 12 meses del año, se obtiene un factor que representa las veces que se cobra durante un mes: 4,34 veces. Entonces, para transformar tus ingresos semanales en mensuales, deberás multiplicar los primeros por 4,34.
Siguiendo el mismo criterio, si en cambio tus ingresos son quincenales, deberás multiplicar los mismos por 2,167. Lógicamente, si cobras mensualmente, el valor de tu ingreso por mes será equivalente a 1. Y en el caso de que realices trabajos temporarios o estacionales, deberás calcular el monto total al que ascienden tus ingresos en el término de un año y dividirlo por 12 (la cantidad de meses).

Educando a la juventud en las Finanzas

Al momento de definir un presupuesto mensual de gastos, dentro del mismo deberás incluir una suma destinada al estudio de tus hijos. Al mismo tiempo, dentro de esta categoría, será necesario que asignes un monto para ciertos gastos habituales que ellos necesitarán realizar en el lugar de estudio.
Es importante tener en cuenta que todos los cálculos expuestos no tendrán utilidad alguna, si al momento de gastar no se consideran las posibilidades reales. Si tus hijos efectúan gastos en forma desmedida e incongruente con la asignación que le brindas por mes, pronto las dificultades financieras comenzarán a surgir.
La manera más segura de brindar los recursos a tus hijos

Hoy en día es muy común que los padres faciliten a sus hijos una extensión de su tarjeta de crédito. Sin embargo, es muy natural que los jóvenes en muchas ocasiones actúen de modo un tanto impulsivo, poniendo en riesgo sus asignaciones económicas. Esto se fundamenta en el hecho de que normalmente estos no cuentan con la suficiente preparación como para utilizarlas adecuadamente.
Si bien es sumamente necesario que los hijos comprendan la importancia de manejar los recursos de manera equilibrada, lo mejor es adoptar una solución que te ofrezca una mayor tranquilidad. Un método muy seguro es solicitar una tarjeta de débito prepagada para tu hijo. En ella puedes cargar sumas de dinero periódicamente, y de este modo, él solo podrá realizar gastos de acuerdo al presupuesto predeterminado en correspondencia con el tiempo en que debe hacerlo.
Estas tarjetas de débito cuentan además con servicios de llamadas internacionales y envíos de dinero online. Si deseas conocer más sobre ellas

tarjeta de debito prepagada