Pubertad, Adolescencia y Crecimiento - la Evolución Física de los Adolescentes

La pubertad entra dentro de la adolescencia caracterizada por crecimiento con maduración de las gónadas. Sería el desarrollo de los órganos genitales. Aparición de vello, barba, cambio de voz - caracteres sexuales secundarios - aumento de la talla corporal (crecimiento de los huesos largos). Comienzo de la soldadura de algunos cartílagos de los huesos que son parte del crecimiento.

Entonces, la pubertad es el comienzo de la adolescencia, y ésta es el período entre la infancia y la edad adulta.

La sociedad ya lo deja de considerar un niño, pero todavía no le da el status o rol de adulto.

Con esto se puede expresar que los límites de la adolescencia dependen de los criterios de la sociedad en donde viven los jóvenes. En la sociedad primitiva, la adolescencia dura unos días y el joven comienza a tener responsabilidades y a ocupar labores de trabajo como los adultos.

La adolescencia es un período de formación social con un período de metamorfosis dinámica total. Aclarándolo mejor sería:
  • Cambios en la estructura física, endocrina, etc.
  • Integración a las estructuras de la sociedad
  • Disminución de su dependencia familiar, y esto se podría desglosar en:
    • Separación psicológica de sus padres y familia.
    • Adquisiciones de conductas para amar y gratificaciones eróticas
    • Elegir su carrera del futuro, profesión o trabajo
    • Organizar paulatinamente su identidad, con los elemnteos de responsabilidad, autodominio, cuidarse a sí mismo, honradez, integrarse a la sociedad.
Crecimiento:

En la adolescencia hay un brote de crecimiento óseo. Los varones, desde los 13 a los 16 años aumentan su altura entre 3 a 4cm por año, pudiendo en ocasiones seguir aumentando dos centímetros más. Aumenta el peso corporal en más de 20 kilos.

Las mujeres aumentan de altura entre los 12 y los 14 años entre dos y tres centímetros por año, madurando más precozmente que los varones de la misma edad. A la misma edad, las mujeres parecen ser la madre de los varones.

A los 18 años se completa el crecimiento, pero algunos varones pueden crecer un par de centímetros más, y las mujeres un poco menos.

Un adolescente es un ser humano que ha recibido un sello de reglas que obran sobre él. Dichas normas e instituciones ponen en juego un complejo juego de fuerzas y contrafuerzas que se hacen sentir sobre el ser humano, y a veces es difícil de entender lo que es justo o injusto. Ante la maduración del adolescente, hombre o mujer, a medida que va transformándose biológicamente, aumentan más sus problemas.

El proceso evolutivo de separación de la adolescencia se resuelve en carios planos que se puede denominar conciliación con su pasado. Corresponde a su trabajo evolutivo de diferenciación e integración psicofisiológica que el adolescente debe ejercitar. Dicha diferenciación incluye la inegración de los impulsos, sentimientos, emociones y motivaciones del adolescente en el encuadre de sus mecanismos de defensa (represiones, proyecciones, sublimaciones, etc.) y su identidad de los ambientes. Todo esto con dificultades por la irrupción de elementos hormonales, el impulso sexual agresivo y la falta de objetos certeros que alcanza a recibir.

Todos sus impulsos, que necesitan una descarga que no tiene el cauce adecuado, deben ordenarse dentro de sus estructuras de defensa. Ello dificulta por momentos su identidad, y deja de ser salida, que prolonga entonces su identidad sexual madura.

Una de las razones de estos artículos es entender que para el adolescente de hoy, no todo debe ser permitido, y menos aún servido en bandeja. Abstenerse de muchas cosas y no tener todo lo que se desea es empezar a saber elegir. Padecer es abstenerse. Es la autolimitación que significa su autorealización. Cuando ésto rige por los padres, luego se regirá así el adolescente. Él debe saber que posee la capacidad de sentirlo así, de ser el formador de su felicidad, éxito, desgracias, etc.